Suscríbete

Diario de Mallorca

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

¿Un solo candidato para el PSOE?

Eduardo Madina y Guillermo Fernández Vara, alineados con Susana Díaz o, por o menos, distanciados de los críticos en general y de Pedro Sánchez en particular han declarado estos días pasados que a su juicio lo ideal sería que en el próximo congreso del PSOE hubiera un solo candidato a la secretaría general.

Es una opinión sin duda respetable pero paradójica. Como es bien notorio, el PSOE ha saltado materialmente por los aires, y esta es la razón por la que hay que convocar un congreso desde una gestora, que por definición ha de ser provisional y neutral. Y la causa del estallido ha sido que han colisionado posturas antagónicas basadas en ideas divergentes, incapaces ya no solo de conciliarse sino también de convivir pacíficamente en el marco normativo del partido. En estas circunstancias, es difícil imaginar qué debería hacerse para que, a la hora de la verdad, sólo compareciera un opción para reclamar la confianza de las bases. ¿Qué habría sido de la otra?

La paz interna no ha de proceder de la anulación de uno de los contendientes sino de la generación de un clima de verdadera democracia interna, que no consiste en la imposición de la mayoría sobre la minoría sino en una auténtica capacidad de integración de las distintas sensibilidades en los equipos que se pongan por mandato de las bases al frente del partido.

Compartir el artículo

stats