Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Matías Vallés

Al Azar

Matías Vallés

El Trenc se libra de hoteleros

Mallorca se sigue empleando a fondo para que los hoteleros mantengan sus ingresos millonarios. El Tribunal Supremo ha sentenciado a favor de un recurso de la izquierda local, contra la construcción de un hotel en es Trenc que lesionaba gravemente la imagen turística de la isla. La tramitación ilegal venía avalada por el Consell de María Salom y el Govern de José Ramón Bauzá. En efecto, se trata de la recién nombrada vicepresidenta del Parlament y del flamante senador autonómico. En un país civilizado deberían abandonar por siempre la política, pero no solo nuestro clima es africano. Detrás del engendro merodeaban los grandes linajes de la hostelería local, camuflados bajo una maraña de sociedades. Se avergüenzan de su propuesta, solo quieren los euros.

Lo llamamos hotel del Trenc porque su denominación oficial es Hotel Mirador des Trenc, promovido por la sociedad ocultista Mirador d'es Trenc, S.L. de muy accidentada trayectoria. Hasta los empresarios reconocen que "nos equivocamos con el nombre". La marea educativa sepultó el territorismo del Govern Bauzá, plasmado en el proyecto ilegalizado por el Supremo y en la Ley General Franco de Turismo que se consideraría excesiva en Corea del Norte. La legislatura progresista puede justificarse sin más que retroceder los disparates de lo peor de la derecha mallorquina. Por referirse al auténtico Govern, la sentencia del Supremo demuestra que la Junta Hotelera es el colectivo más peligroso para la supervivencia del turismo en la isla.

Ni Bauzá ni Salom pueden escudarse en su ignorancia mil veces acreditada. La sentencia contra el hotel del Trenc no reposa en disquisiciones jurídicas, sino en una manipulación perversa del procedimiento administrativo que recomendaría investigaciones ulteriores. Madrid tiene que protegernos de nuestra pulsión caníbal, porque sin territorio privilegiado no hay mallorquines. Al igual que en ses Covetes, el alcalde constructor de Campos ha derramado aquí las lágrimas de rigor sobre la arena que querían violar. Aportamos un dato, comparen la esperanza de vida en el municipio meridional y en los polos turísticos. Mallorca, la riqueza a muerte.

Compartir el artículo

stats