25 de noviembre de 2014
25.11.2014

Elecciones plebiscitarias / Referéndum

25.11.2014 | 02:45
La consulta informal del 9N puso de manifiesto que el soberanismo está considerablemente estabilizado en Cataluña. En efecto, de los 2,3 millones de votantes, el 80% lo hizo a favor de la independencia, lo que representa 1,84 millones de partidarios. Y en las elecciones autonómicas de 2012, los votantes de CiU, ERC y CUP fueron 1,74 millones.

En un hipotético referéndum de autodeterminación, con un censo de 5,4 millones de electores, el peso de los independentistas es escaso. De hecho, algún análisis sociológico publicado (Carles Castro) avisa de que el sí no triunfaría si el soberanismo no consigue atraer a su causa a 300.000 partidarios más.

En unas elecciones plebiscitarias, en cambio, los 1,74 millones obtenidos en las últimas autonómicas por las formaciones soberanistas les proporcionaron 74 escaños en un parlamento de 135. Es decir, holgada mayoría absoluta.

La conclusión es, pues, evidente: si el camino de las elecciones plebiscitarias fuera realmente practicable –es evidente que pretender la secesión por esta vía constituye un fraude de ley, que debería ser abordado jurídicamente-, el objetivo sería mucho más fácil de alcanzar por esta vía que por la de un referéndum convencional, en que para obtener un resultado afirmativo haría falta obtener más votos positivos que negativos.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

¡Síguenos en las redes!

 
Enlaces recomendados: Premios Cine