15 de diciembre de 2013
15.12.2013

El meme y la memez

15.12.2013 | 06:50
El meme y la memez
Compre el libro Memecracia, los virales que nos gobiernan (Delia Rodríguez, Gestión 2000) pensando que trataría de las memeces rampantes que se apoderan de las redes (se hacen virales) y acaban gobernando nuestros pensamientos, palabras y obras. Pero no iba de eso, sino de los memes, que son a la herencia cultural lo que los genes a la herencia biológica. El libro es por demás interesante y sus conceptos son aplicables a cualquier era de la comunicación, sin necesidad de esperar a internet. Circulan memes desde los tiempos del primer cazador-recolector, y mientras que algunos „la idea de Dios, pongamos por caso„ duran y duran, otros emergen y desaparecen no sin haber causado con frecuencia verdaderas conmociones.

Si el meme es una memez, el resultado puede oscilar entre lo risible y lo catastrófico. Vamos a poner un ejemplo de meme-memez: lo de Obama, su mujer, la foto y la danesa, que parece el título de una mala comedia (o algo peor). Todo sucedió en el espacio de unas pocas horas: empezó a circular la foto de Obama y Cameron acercándose mucho a la primera ministra danesa para que esta se hiciera una autofoto (un selfie, le llaman) con el móvil. Al lado, Michelle Obama miraba a la nada con cara de fastidio. Deducción tipo prensa rosa: Michelle tiene un ataque de celos porque su marido tontea con una rubia. Y la imagen junto a su interpretación empiezan a circular por las redes, dan varias veces la vuelta al mundo y se refuerzan apareciendo en la portada del New York Post, que es un prototipo de papel sensacionalista.

Luego sale el fotógrafo y cuenta que se están sacando las cosas de tiesto y que justo antes Michelle bromeaba con los otros tres. Da lo mismo: tampoco nadie concedía más importancia a la anécdota, pero era divertido jugar con ella. Pero si no es importante, ¿por qué algunos medios escritos de lo más serio, y algunos noticiarios de televisiones públicas de lo más institucional, dedicaron un amplio espacio al meme/memez, aunque fuera para acabar advirtiendo sobre la vacuidad del relato? Pues porque había ganado la categoría de viral de primera magnitud.

La conclusión es evidente: los medios serios han pasado de marcar la agenda de las conversaciones populares a permitir que sean estas las que diseñen su portada o su escaleta. Lance usted una buena memez a las redes sociales y acabará en tema de artículo editorial, lo que reforzará su conversión en meme capaz de integrarse en el acerbo cultural de varias generaciones.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

¡Síguenos en las redes!

 
Enlaces recomendados: Premios Cine