La falta de noticias en verano, quizás gracias a las vacaciones de los políticos, propicia los culebrones. El nuevo empleo en Suiza de nuestra simpar infanta Cristina, el pedófilo español indultado (si, pero no) en Marruecos, el renacer de Gibraltar.

Primer culebrón: la infanta Cristina ha "aceptado" un nuevo cargo de La Caixa en Suiza, cuyo objetivo es gestionar las relaciones entre la entidad financiera y la ONU. Se traslada a vivir con sus hijos a Suiza, donde ya tiene piso adecuado a su alcurnia y ha matriculado a sus hijos en un excelente colegio internacional. Mientras, su Urdargarin se queda en suelo patrio para resolver sus cuitas. ¿Significa un primer paso hacia la ruptura del matrimonio Cristina-Iñaki? Les confieso que sus quehaceres conyugales me importan un bledo. Lo que me inquieta e indigna es comprobar, de nuevo, la situación de privilegio de Cristina por ser quien es. De momento sigue sin ser imputada a pesar de los indicios racionales, que el juez Castro sigue indagando. Le crean un cargo en Suiza, uno de los países más caros del mundo. ¿Quién insinuó al presidente de La Caixa el nombre de Cristina? Mientras nuestros jóvenes, especialmente los mejor formados, deben emigrar ante la indeferencia del gobierno y su excelso Wert.

El segundo culebrón lo conforma el impresentable caso, en Marruecos y también en España, del pederasta español condenado a 30 años de prisión en Marruecos por la violación de 11 menores. La profunda fraternidad entre nuestro rey y el de Marruecos propició que el Monarca Alauí se mostrara generoso y dispusiera el indulto de 48 presos españoles condenados por la justicia marroquí. Y comienza el lío. Los marroquíes se lanzan a la calle al conocer que entre los indultados hay un español condenado a 30 años de prisión por violar a 30 menores. Es la primera vez que se manifiestan públicamente contra una decisión de su rey. El conflicto en ciernes provoca que el Monarca, cosa inaudita, revoque la amnistía del pederasta. Y comienza la ceremonia de la confusión. ¿Quién elaboró la lista de indultados? Inicialmente todos miraron a otra parte. Ahora resulta que la propuesta se elaboró a través de la embajada española y su cuerpo consular. Pero había dos listas: unos para ser amnistiados, y otros trasladados a España, pero el monarca marroquí se mostró generoso y los amnistió a todos. Preguntas abiertas:¿qué criterios adoptaron embajador y cónsules (se supone que con la supervisión de los ministerios de Exteriores y Justicia), para la selección de los beneficiados? ¿Quiénes son, cuál es su perfil delictivo y de condena, del resto de amnistiados? ¿Cómo explicar que se incluyera al pedófilo que sólo ha cumplido dos años de su condena de 30? Si no se hubiera producido la reacción de los ciudadanos marroquíes seguro que no nos hubiéramos enterado de nada. Seguimos siendo "bananeros".

Y ahora el Peñón. Sin duda Gibraltar es una realidad colonial anacrónica (Ceuta y Melilla, ¿son realidades similares o no?), que sigue vivita y coleando. Y, además, es centro de prácticas de evasión fiscal (incluidos dignos próceres españoles) y un boyante paraíso fiscal, frente a los que el gobierno español es sensiblemente ineficaz. Pero también hay otras realidades que afectan a las poblaciones de ambas parte de la reja. Cerca de ocho mil españoles se trasladan diariamente al Peñón para trabajar, parte de los equipamientos comerciales y servicios de lado hispano viven gracias al trasiego fronterizo, la pesca€ Precisamente el lanzamiento de bloques de hormigón al mar ha sido la última espoleta. Nuestro insigne ministro de Asuntos Exteriores ha montado en cólera y ni corto ni perezoso ha decidido aplicar la letra al tránsito rodado en la verja provocando esperas de más de seis horas, y amenazando con una tasa de 50 euros para cada entrada y salida. Ya tenemos el lío armado y opiniones para todos los gustos. Pero sin negar la importancia de los hechos, algunos mal pensados podemos deducir que el gobierno de Rajoy haya optado cazar moscas a cañonazos (al reiniciar el curso político podremos comprobar sus resultados) aplicando la táctica de la que Franco fue maestro: acudir a nuestro "patriotismo" para distraernos de sus múltiples problemas internos (entre otros Bárcena, Gürtel€) y de los españolitos.

Concluyo no con un culebrón, sino con una víbora venenosa: la presidenta del F0ndo Monetario Internacional (cuyo salario se subió el 11%) recomienda a España bajas los salarios el 10 por ciento, y seguir con los recortes en pensiones, sanidad y educación. El responsable económico de la Unión Europea, como no podía ser de otra manera, ha dicho "amén".