13 de diciembre de 2011
13.12.2011
Tribuna

Marruecos y la democracia

13.12.2011 | 07:30
En una entrevista publicada por el Diario de Mallorca del 11 de diciembre de 2011, y con el titulo "Marruecos está esforzándose para estar entre los países más democráticos", el cónsul de Marruecos en Mallorca, Abdelfettah Lebbar, hace referencia a mi persona para vender la imagen de un Marruecos en vías de democratización. Que el cónsul venda su "mercancía" propagandística a favor de la pretendida democratización de mi país forma parte de su trabajo de diplomático del reino de Marruecos y normalmente no tengo porque inmiscuirme. Pero cuando se incluye mi nombre en falsas aserciones, tengo el deber de rectificarlas.
"Pero desde la época en que Lmrabet estuvo en la cárcel (2003) a ahora han cambiado muchas cosas, ha habido un cambio de la Constitución. Ahora estamos haciendo muchos esfuerzos para estar en el camino de los países más democráticos. Pero hay una ley de prensa y hay que respetarla. Usted es periodista, no puede insultar a cualquier persona. Hay una frontera. Yo veo que la prensa marroquí escribe de todo", asevera el señor cónsul.
Salvo que el año pasado, en 2010, el director del semanario marroquí Al Michaal, Driss Chahtane, estuvo encarcelado durante 8 meses por haber publicado una información sobre la salud del rey Mohamed VI. No porque había "insultado" al autócrata alauita, solamente por haber dudado de la versión oficial sobre una enfermedad crónica del rey de Marruecos.

Y este año, en 2011 pues, Rachid Niny, el director del diario más vendido en Marruecos, Al Massae, ha sido condenado a un año de cárcel por haber criticado los métodos brutales de Abdellatif Hammouchi, el jefe de la DST, la policía política marroquí, acusado de violación con un método sádico por decenas de exprisioneros políticos. Y también por haber revelado un grave caso de corrupción que salpica al actual consejero del rey, el señor Fuad Ali El Himma. Todas estas acusaciones están documentadas y se pueden encontrar en internet.
En cuanto a mi modesta persona, si el señor Abdelfettah Lebbar pretende realmente conocerme, pues deberá saber que he sido condenado en 2005 a diez años de inhabilitación para el ejercicio de mi profesión de periodista en Marruecos por haber simplemente declarado que "los saharauis de los campos de refugiados saharauis de Tinduf son refugiados, tal como los define la ONU, y no secuestrados por el Polisario como lo pretende la propaganda oficial marroquí".

Ya he cumplido seis años de "pena", y me faltan otros cuatro para poder volver a ejercer mi profesión de periodista.
En cuanto a mi página web donde "critico a todo el mundo", según el señor cónsul, pues debería fijarse mejor y se dará rápidamente cuenta que está domiciliada en Francia y no en Marruecos donde, hasta el 2015, no puedo ejercer el periodismo.
A parte de esto, si el señor cónsul tiene alguna información, veraz esta vez, sobre una próxima democratización de mi país, pues bienvenida sea.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

¡Síguenos en las redes!