Este escrito sobre el tema del viejo estadio Es Fortí, pretende ser una reflexión personal dirigido a los mallorquinistas y a los socialistas, especialmente del Ayuntamiento de Palma.

1º- Reflexiones para los mallorquinistas:

La situación económica del Mallorca, exige por parte de los gestores de la SAD y de los copropietarios del solar de la Plaza Barcelona una cantidad ingente de paciencia, serenidad y sentido común. Las prisas son en la situación actual de la Sociedad (concurso de acreedores) una garantía para fracasar en el intento.

Para empezar, hay que evitar que se les asimile a los advenedizos y oportunistas que en los últimos años han abundado en el entorno del RCD Mallorca SAD.

Los copropietarios del Fortí fueron en su día 600 ciudadanos que aceptaron el compromiso de un proyecto colectivo sin ningún contenido especulativo sino de la más evidente generosidad. Nunca ninguno de aquellos ciudadanos pretendió "fer negoci"; han sido las circunstancias y algunos advenedizos los que abrieron expectativas no excesivamente "solidarias." No caben, por tanto, valoraciones sobre el carácter especulativo de la propuesta, ni los calificativos aplicados a los portavoces.

El RCD Mallorca SAD y los copropietarios de ´Es Fortí´ están hoy perfectamente legitimados para proponer, en el marco de la invitación municipal de iniciar un debate para la Revisión del Plan General de Urbanismo de Palma –propuesto precisamente en el penúltimo pleno municipal por la alcaldesa Aina Calvo- aquellos cambios que estimen sirvan a sus intereses y es obligación de Cort intentar compatibilizarlos con los intereses generales de la Ciudad, que pueden o no, coincidir con el parecer de la actual regidora de Urbanismo.

Por ejemplo, si los actuales copropietarios del viejo estadio fueran consecuentes con sus predecesores y convirtieran sus acciones de copropiedad en acciones de la SAD, contribuirían a la mejora del balance patrimonial del club de sus amores y facilitarían la inclusión del proyecto en el marco de un interés, mucho más coincidente con el general, superando el escollo de una imagen aparente de interés de lucro estrictamente personal, legitimo, pero oportunista en exceso.

Es por tanto evidente que el anuncio del proyecto de un centro comercial en la Plaza Barcelona no ha sido precisamente un acierto ni en la forma, ni en el momento, ni por quien ha protagonizado tal anuncio.

2.- Reflexiones para los socialistas en Palma

El deporte en general y el RCD Mallorca en particular nunca ha sido objeto de especial interés de los socialistas con la excepción del periodo 1987/1991. La Universiada tenía como principal objeto aportar a la Ciudad de Palma algunas instalaciones que sin el motor de la Universiada no se habrían realizado jamás. El estadio de Son Moix es la prueba de lo acertado de la propuesta junto al complejo de instalaciones de Germans Escalas, las piscinas de Son Hugo y el Campus Deportivo de la UIB; junto con algunas instalaciones menores como el Pabellón Toni Servera y algún otro. En febrero pasado los socialistas de Palma volvimos a asumir la gestión del deporte.

Creo que a un año de las elecciones municipales y autonómicas conviene plantearse si un proyecto colectivo como el que ha realizado Serra Ferrer y su equipo merece por nuestra parte una especial atención. Creo que así es y por ello he decidido expresarlo públicamente.

En 1.991 el Fortí estaba incluido en la ´falca verde´ y su relevo como sede del RCD Mallorca estaba cantado. En 2.010 Son Moix y Son Bibiloni constituyen una realidad que evidencia la necesidad de incorporar solidez y futuro a un proyecto deportivo colectivo.

El Ayuntamiento de Palma tiene en la zona de la ´Falca Verda´ numerosos elementos urbanísticos pendientes. La vieja fábrica de Zuich en el Cami de Jesús, el antiguo canódromo, son ya hoy terrenos disponibles para su urbanización e incorporación a llamado actualmente Parc de Sa Riera. Espera justiprecio el antiguo velódromo del Tirador y está pendiente la ocupación; y al parecer los terrenos entre Sa Riera y Es Fortí ya son asimismo propiedad municipal que esperan las pertinentes inversiones y proyectos. Es decir, hay casi 500.000 metros cuadrados con los que ir dando respuesta a las necesidades de equipamiento público de las barriadas colindantes.

Hoy hay dos propiedades privadas, de derecho una y de hecho la otra, pendientes de su incorporación a la ´falca verda´. Es Fortí del Mallorca y el denominado Club Cívico Militar. ¿Cuál debería ser objetivo prioritario desde el interés general? Mi respuesta seria inequívoca el segundo.

¿Es impertinente la propuesta del RCD Mallorca en este marco? Creo que no, de ninguna forma, Considerando el interés general me parece más pertinente discutir con la propiedad del Fortí la distribución de las plusvalías generadas y contribuir a la consolidación del proyecto deportivo y social del RCD Mallorca SAD.

Por razones históricas obvias llamo de esta manera al conocido como "Luis Sitjar"

(*) Ex portaveu del GMSocialista de Palma.