Diario de Mallorca

Diario de Mallorca

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Tú y yo somos tres

La crítica de Monegal: Matricidio (y filicidio) el método canalla que no falla

Ángel y Bárbara. 'De Viernes', Telecinco

Ha concluido el mes de mayo, y Antena 3 TV continúa siendo la cadena más vista del 'telehipódromo' estatal. Dado que lleva así casi tres años seguidos, ya no es noticia. Aquí lo sorprendente es que Telecinco siga manteniendo la segunda posición. Y la mantiene por sus ‘reality shows’.

Pierde durante toda la mañana, pierde durante toda la tarde, pierde en el entretenimiento, pierde en los informativos, pero cuando llega la hora de la negritud enchufa sus ‘realities’ y sobrevive. Ahora ha puesto toda su maquinaria de excavadoras y tuneladoras a perforar a Bárbara Rey a través de su hijo Ángel Cristo Jr. Hijo contra madre. Éxito absoluto. Tienen experiencia al respecto. Hicieron lo mismo tiempo atrás contratando a Paquirrín para que evacuase contra su mamá, Isabel Pantoja. Consiguieron un negocio fabuloso. Sesiones de tres y cuatro horas seguidas, rellenas de espots publicitarios. Una facturación increíble. El matricidio –también el filicidio– genera una prodigiosa hemoglobina que alimenta a los vampiros.

A Ángel Cristo Jr. le han hecho un ‘pack’ completísimo. Le han metido en ‘Supervivientes’ con una soldada muy nutritiva –se ha publicado alrededor de 10.000 euros por semana– y ahora, al salir, le suministran complementos, por ejemplo en el programa ‘De Viernes’, que es como llaman ahora al ‘Sálvame DeLuxe’. Allí le chuparon con fruición la yugular el otro día. Él dejaba fluir su sangre a borbotones contra su madre Bárbara Rey. O sea, sangre contra su sangre misma. Los presentadores del programa le clavaban los colmillos en forma de preguntas: "Dónde has pasado más hambre ¿con tu madre o en 'Supervivientes'? ....) ¡Cuenta cuando tu madre quería darte besos en la boca y tú la rehuías!". Y el hijo respondía: "En 'Supervivientes' muchas veces he comido más de lo que comía en mi casa (...) Los besos de mi madre en la boca se prolongaron hasta la madurez. ¡Era una obligación!". Y así iba discurriendo la sangría.

 De este modo logra Telecinco mantener la segunda posición. Es verdad que nosotros, la audiencia, somos cómplices al consumir esta casquería. Y también lo es el protagonista, que se presta a cambio de un dinero canalla y ruin. Por eso conviene volver ahora, de nuevo, a aquel verso de Sor Juana Inés de la Cruz: “¿Y quién es más de culpar, el que peca por la paga o el que paga por pecar?”

Compartir el artículo

stats