Suscríbete 4 Billetes GRATIS Diario de Mallorca

Diario de Mallorca

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Tú y yo somos tres

La crítica de Monegal: Parque de atracciones blancas Xavier Sardà

La crítica de Monegal: Parque de atracciones blancas Xavier Sardà.

No ha sido un mal comienzo el de Xavier Sardà en TVE-1 en cuanto a audiencias se refiere. Su estreno de ‘La gran confusión’ ganó al ‘Col.lapse’ de Ricard Ustrell –es una gesta notable que TVE gane a TV3 en Catalunya y no sea con el fútbol– y consiguió para TVE-1 superar su propia cuota media en el telehipódromo estatal.

Esta oportunidad que ha sabido trabajarse a fondo Sardà para que le den cancha en TVE-1, viniendo de los raquíticos resultados de su ‘Obrim fil’ en TVE-Catalunya, es un dato reconfortante. ¡Ah! No importa haber caído si luego conoces el arte que te permita levantarte. Lo que nos presenta ahora Sardà es un ‘Obrim fil’, pero mucho mejor repensado. Mismo plató, mismo lugar de grabación (Sant Cugat), misma productora, mismo tipo de temáticas, pero ahora para toda España. Ha debutado con el tema ‘¿La pareja está en crisis?’, cuestión que ya ofreció en Catalunya en 2021 (‘El matrimoni i la parella estàn en crisi?’) y en junio de 2022, (‘Existeix la parella ideal?’). ¡Ah! Esto de abordar temas atemporales, eternos, y exprimidos en la tele hasta la saciedad, no creo que sea lo que desearía Sardà. Supongo que le gustarían asuntos de actualidad, incluido el ardor de la política, que siempre da prestigio en ámbitos del poder fáctico (en ‘La Sexta noche’, transformado en opinador de trinchera, disfrutaba). Pero el reglamento de TVE impide trabajar la actualidad –ni la política– fuera de los informativos con personal en nómina. De modo que un programa como este, de producción externa, tiene el terreno acotado.

La verdad es que, puesto a bailar la música que puede bailar, le ha salido un ‘show’ muy trepidante. A base de entradas y salidas constantes de pintorescos personajes (Torito, Paz Padilla, Loles León, Miki Dkai...) se ha logrado eso que tanto les pirra a los que manejan el ‘show business’: ¡el ritmo! Ha ayudado mucho el caricato y humorista Pep Plaza, que hacía de Sardà-bis, en plan ‘burlesque’ y dislocado. También he celebrado ese golpe de ingenio de hacer entrar a Paz Padilla montada en un ‘rickshow’ con corografía tipo Bollywood. Indiscutiblemente ha sido original.

La consigna que ahora impera en las cadenas es ¡entretenimiento y movimiento constante! ¡Ahh! No se si sobreviviremos a tanta diversión. En cualquier caso la espuma de Sardà no hace daño. Le deseo pues larga vida, dentro de lo que cabe.

Compartir el artículo

stats