“Psicológicamente quedé muy tocada”, “la gente piensa que te solucionan la vida, y no”. Estas son algunas de las declaraciones que Sole Álvarez, dueña del Café de Zamora, pronuncia al recordar su paso por ‘Pesadilla en la Cocina’, programa presentado por Alberto Chicote

En una entrevista con el canal de YouTube ‘Cenando con Pablo’, cuenta que cree que en el programa, emitido en el 2017, se la dejó como “una maltratadora, una psicópata”, lo que hizo que tuviera que soportar duras críticas por parte de personas que vieron la emisión.

"Los comensales vienen elegidos por ellos"

Asimismo, se muestra “defraudada” por la supuesta falta de transparencia del programa: “Los comensales que vinieron, vienen elegidos por ellos, y saben perfectamente lo que tienen que decir y hacer. Dio la casualidad de que en una de las mesas estaban mis cuñados y mi sobrina, y me dijeron lo que había pasado”.

"Me mató y enterró"

Ellos me llamaron a mí, yo no los llamé a ellos. Me llamaron en 2014 y, después de pensármelo mucho, les dije que no. Mi sorpresa fue cuando en marzo del 2015 me llaman. Lo consulté con mi familia, y me dijeron que, si es verdad que montan cocinas, y yo tenía pensado cambiar la cocina, pues aprovecha”. 

Así fue cómo finalmente accedió a hacerlo, aunque a día de hoy se muestra arrepentida: “Dice el refrán que la curiosidad mató al gato. Pues a mí me mató y enterró, casi”, concluye Álvarez en el vídeo. A pesar de ello, el Café de Zamora continúa abierto a día de hoy en la ciudad castellanoleonesa.