Marta Peñate y su novio, Tony Spina, se han reencontrado en Honduras después de dos meses sin verse.

La concursante ha estado toda la edición acordándose de su novio y después de hacer un juego de recompensa con Anuar para conseguir un desayuno completo, el Pirata Morgan tenía una última sorpresa muy especial.

Después de implorar ante él, el tótem se abrió y la canaria comenzó a gritar al ver que se trataba de su novio Tony. Marta estaba tan emocionada que incluso ha intentado meterse en el tótem, en el que solo cabe una persona.

Finalmente, Tony ha salido y la concursante no ha dejado de abrazarle y de gritar: “¡Mi amor!”. El encuentro ha sido tan emocionante que han estado a punto de caerse en varias ocasiones. "Te amo", gritaba contínuamente la canaria.

Después de preguntarle por toda su familia, Marta le ha advertido su situación a su novio: “Llevo un montón de tiempo sola, me voy a quedar loquísima, eh”. Entre bromas y risas, Marta le ha preguntado por su olor: “¿Huelo mal?”. Tony le ha dicho que "olía a mar" aunque la canaria no dejaba de insistir en que olía "fatal". “Hoy tenía un presentimiento y me he lavado por ti”, ha confesado la concursante.