Este miércoles los concursantes de Top Chef se metieron en la piel del jurado y tuvieron el 'papelón' de juzgar al resto de sus compañeros que ya habían abandonado el concurso anteriormente, era la noche de la esperada repesca.

En la primera prueba que se trataba de un plato con el ingrediente principal del cordero no fue el más adecuado y es que la mayoría de los concursantes no estuvieron a al altura de la situación. Falta de coción, excesivos complementos y poco cordero o mala limpieza de las partes del plato fueron algunas de las pegas que se pusieron sobre la mesa a la hora de la presentación.

De esta primera prueba tenían que salir los cuatro concursantes que se disputarían su vuelta al programa, algo que no fue fácil. Pero a la hora de juzgar no solo contaron los platos, también la afinidad entre los concursantes fue muy importante por ello las rencillas entre Carlos y Marc volvieron a salir. Finalmente los cuatro concursantes que se jugaron su última oportunidad fueron Fran, Carlos, Inés y Teresa.

Para la segunda y definitiva prueba tuvieron que cocinar un plato representativo de su cocina, pero lo que no sabían es que a mitad de la prueba iban a cocinar el plato de sus compañeros. Finalmente el concursante que volvió a entrar en el concurso, a pesar de la negativa inicial de todos, fue Fran que logró vencer a su rival más fuerte, Carlos.