La televisión pública en Baleares tuvo un coste neto por hogar de 233 euros, un 9 por ciento menos que en 2008, según el IV Informe Económico sobre la Televisión Pública en España de Deloitte, que señala que en el conjunto del país el coste neto por hogar (sin contar los ingresos publicitarios) fue de 144 euros, un 11 por ciento más. Contando los ingresos publicitarios, el coste bruto por hogar de mantener a los actuales trece operadores de televisión pública autonómica que funcionan y TVE descendió un 1 por ciento de 189 euros de 2008 a 187 euros en 2009.