La visita de Benedicto XVI a Santiago de Compostela y a Barcelona tuvo una cobertura de 6.026 noticias y un valor económico de 66,5 millones de euros, según un estudio realizado por Kantar Media que tiene en cuenta la cantidad que habría que invertir en publicidad para promocionar los lugares visitados por el Papa y obtener la misma repercusión mediática.

"La visita de Joseph Ratzinger supone una oportunidad única para el turismo español, la promoción del Año Santo Compostelano, la obra de Gaudí y las ciudades anfitrionas", ha señalado el responsable de Comunicación de Kantar Media, César Chacón.

De hecho, en comparación con otras visitas de personajes de actualidad que también han tenido una repercusión importante en los medios, la visita de Benedicto XVI ha tenido mucho mayor impacto en términos exclusivamente publicitarios. Así por ejemplo, Kantar Media calcula que ha generado en términos publicitarios 46,5 millones de euros más que la de la primera dama de Estados Unidos, Michelle Obama, el pasado verano, que generó 1.423 noticias y una valoración económica de casi 20 millones de euros.

Por medios de comunicación, la visita tuvo más secuelas entre los medios impresos (3.567 noticias), seguido del medio televisivo (1.269) y la radio (1.190). En el plano económico, el viaje obtuvo un mayor retorno de la inversión en la televisión (37,8 millones de euros), en los diarios (17,2 millones de euros) y, por último, en las emisoras radiofónicas (11,5 millones de euros).

El estudio se ha centrado en las noticias que se publicaron en prensa, radio y televisión, tanto nacionales como regionales, entre el 29 octubre y el 8 de noviembre, un día después de la consagración de la Basílica de la Sagrada Familia en Barcelona.

Unos 327 medios se acreditaron en Santiago de Compostela y Barcelona para cubrir el segundo viaje del Papa Benedicto XVI. Por su parte, unos 16,4 millones des espectadores mayores de cuatro años en España contactaron al menos un minuto con la programación especial que prepararon las cadenas de televisión.

Por otro lado, la posibilidad de ver la nave central en toda su amplitud y la belleza de las imágenes del interior de la basílica mostradas por la señal institucional servida por TV3 animaron a los catalanes a acudir ayer a la Sagrada Familia, que generalmente acoge un porcentaje muy alto de turistas extranjeros.