Formentera es una de las islas más pequeñas de las Islas Baleares, no tiene aeropuerto por lo que llegar en barco, o en ferry desde Ibiza es obligatorio. Es un destino muy popular en verano, incluso para estancias de un día. Es el sitio perfecto para pasar una jornada de playa, pasear por los pueblos, ver mercadillos, bucear y explorar su naturaleza.

Ses Illetes está considerada una de las mejores playas de España. Está ubicada al norte de la isla, en el Parque Natural de ses Salines y ha sido declarada Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO. Sus aguas son cristalinas con diferentes tonalidades de azul turquesa y tiene una gran biodiversidad, siendo así un lugar ideal para los submarinistas o los amantes del snorkel. Está considerada Bandera Azul de la Unión Europea y cuenta con todos los servicios.

El Caló d'es Mort es una playa de apenas 70 metros situada en la costa de Migjorn. Los alrededores son rocosos y es una zona perfecta para hacer buceo y se encuentran varaderos tradicionales. Es el lugar perfecto para observar la puesta de sol.

El faro de la Mola es uno de los puntos más espectaculares de la isla, está situado en un acantilado a 120 metros sobre el mar. Junto al faro hay un bar para disfrutar de alguna bebida o comida mientras se contemplan las vistas espectaculares del mar Mediterráneo.

El mercado de la Mola es un mercadillo de estética hippy. Está abierto todos los miércoles y domingos de mayo a octubre. Es el principal mercado de Formentera tanto por número de artesanos como de visitantes. Suele haber música en vivo y hay bares con terraza. El objetivo es promover la artesanía local.

El mirador de Formentera está de camino hacia el Pilar de la Mola y es una parada obligatoria. Está rodeado de bosque y desde ahí se tiene una vista espectacular del istmo que une las dos grandes masas de tierra de la isla.

Cala Saona es una playa rodeada por pequeños acantilados de baja altura que, con su color marrón rojizo, contrasta con la abundante vegetación y las aguas turquesas. Muchas embarcaciones llegan a diario a disfrutar de la puesta de sol, también es un lugar ideal para practicar snorkel.

El faro Cap de Babaria es el punto más al sur de la isla, sobre un acantilado de cien metros sobre el mar es el más cercano a las costas africanas. Es uno de los lugares más emblemáticos de Formentera. En la zona, hay una cueva bautizada como Cova Foradada por tener un pequeño agujero en el suelo por el que se puede pasar y llegar a un balcón sobre el mar.

Espalmador es una isla privada a la que se puede acceder y forma parte del Parque Natural de Ses Salines. A esta isla se debe llegar desde el puerto de la Savina y cuenta con tres playas: sa Torreta, cala Bosh y s'Alga. Tiene también mucha biodiversidad, digna de contemplar.

Sant Francesc es la capital de Formentera cuyo epicentro y edificio más grande es la iglesia parroquial de 1738, situada frene al Consell Insular. Las vistas son preciosas con las casas pintadas de blanco y tonos azulados y verdosos de la naturaleza. En la zona hay mercados de artesanía y de segunda mano, además de eventos culturales, museos. Es un pueblo para perderse y admirar.