Muchas son las familias que tienen animales domésticos como perros y quieren pasar un día de playa con ellos. Estos espacios donde está permitido el acceso de animales domésticos están adecuados para su libre circulación, en la mayoría, y cuentan con normas concretas a tener en cuenta para mantener la limpieza de la playa y la seguridad de las mascotas.

Cala Blanca es una pequeña playa virgen, rocosa, donde están permitidos los perros, en Andratx. Es bastante tranquila aunque el acceso es complicado: hay que caminar unos dos kilómetros de pendiente para llegar. Según la ordenanza municipal, los perros deben llevar correa y bozal, tener las vacunas al día y los propietarios tienen que recoger sus excrementos.

La cala dels Gats es una pequeña playa para perros formada por piedras y arena en Costa de la Calma. Existen varias normas en esta zona y es que: los propietarios de los perros son responsables de su comportamiento, los animales pueden circular libremente sin traspasar los límites de la zona habilitada, los perros potencialmente peligrosos deben llevar bozal y correa, está prohibido el abandono de excrementos, todos los perros deben llevar el microchip y las vacunas al día y el horario de uso es de 8 a 20h.

La playa d'es Carnatge está situada en Palma y es una zona rocosa con pequeñas calas donde los perros pueden pasear libremente. Las normas son: recoger los excrementos de los perros, respetar las zonas protegidas (hay áreas de recuperación ambiental), no invadir los parques infantiles y no molestar a los usuarios.

En la playa de Llenaire hay un tramo habilitado de 600 metros para ir con el perro y cuenta con espacios de sombra. Entre la normativa para llevar a los animales por la playa conempla que se deben recoger los excrementos, los perros tienen que ir atados, si son de raza potencialmente peligrosa deben llevar bozal, evitr que molesten a los usuarios y el propietario tiene que llevar la cartilla y las vacunas del animal al día. Se encuentra en Pollença y es un espacio de roca aunque cuenta con pinares a las espaldas, donde se puede llevar al perro. El espacio para ir con los perros está delimitado y hay carteles informativos instalados.

La playa de na Patana está ubicada a 2km de Can Picafort. Es un espacio muy tranquilo y poco frecuentado. Las normas que se deben seguir son: llevar el animal atado en todo momento, recoger los excrementos de los animales, no molestar al resto de usuarios y llevar la cartilla del animal y las vacunas al día. Se trata de una playa virgen con pinares, está formada por arena y roca y tiene poca profundidad.

Punta Marroig es un pequeño saliente escarpado en Palmanova , cuenta con una pequeña playa de piedra y rocas. Existen varias normas en esta zona: los propietarios de los perros son responsables de su comportamiento, los animales pueden circular libremente sin traspasar los límites de la zona habilitada, los perros potencialmente peligrosos deben llevar bozal y correa, está prohibido el abandono de excrementos, todos los perros deben llevar el microchip y las vacunas al día y el horario de uso es de 8 a 20h.