No hace falta irse a las Maldivas para disfrutar de unas vistas increíbles del mar, Mallorca alberga lugares donde creerás que estás en el cielo. La Serra de Tramuntana es Patrimonio de la Humanidad por la gran belleza de sus pueblos, playas y las historias que oculta. Estos son los miradores que no puedes perderte si quieres afianzar tu amor por la isla.

Mirador des Grau. Está situado a la salida del túnel des Grau en la carretera que une Andratx con Estellencs. Desde estos acantliados podemos observar el mar de esta playa en el Camp de Mar.

Santuario de Cura. Es un monasterio que se encuentra en el puig de Randa, desde donde disfrutar de una vista 360 grados de la isla. Está situado a 543 metros de altitud en la zona de Algaida. Desde este mirador podemos ver la isla de Cabrera, varios pueblos, la Serra de Tramuntana y la Bahía de Palma.

Castillo de Bellver. Este clásico mallorquín es un castillo construido en el siglo XVI, una visita obligada para cualquiera que venga a Mallorca o viva en ella. Desde la terraza de la parte de arriba, se puede ver una panorámica de la ciudad de Palma y la costa sudoeste de la isla.

Mirador Ses Barques y Gorg Blau. Podemos encontrarlo en la zona urbana de Santa Ponsa, es de fácil acceso y se puede llegar en coche. Las vistas nos las dan las resrvas marinas de las islas Malgrats y el Islote del Toro, al oeste de la isla.

Mirador de Sant Elm Para poder disfrutar de unas vistas espectaculares a la isla de sa Dragonera, tenemos que desplazarnos a Sant Elm, en Andratx. Teñidas de atardecer, tienen un encanto especial, resulta una parada ideal de la excusión a La Trapa.

Mirador de Ses Ánimes (Torre del Verger). Este mirador está entre en la carretera entre Banaylbufar y Estellencs, a la altura del kilómetro 88. Podemos acceder por unas escaleras a la torre, que fue construida con propósito de vigilancia en 1579. El nombre tiene historia, la leyenda cuenta que es un lugar donde ha habido misteriosas desapariciones y suicidios.

Mirador de Sa Foradada. Este mirador se encuentra en la finca de Son Marroig, entre Valldemossa y Deià. Fue construido en el siglo XIX y se encuentra al borde de un precipicio. Desde allí podremos disfrutar de unas de las vistas más capturadas por artistas en Mallorca.

Mirador de Sa Creueta o Colomer, en Formentor. Está situado al norte de la isla, a unos 10 kilómetros del Port de Pollença. Es una roca vertical de más de 200 metros de altura con unas grandes vistas al cabo de Formentor. Además, este mirador es una de las primeras paradas de una excursión por la península de Formentor que culmina en la Serra de Tramuntana. También encontraremos sitio para aparcar, para detenernos a observar las vistas.