Lega el sol y el calor y las ganas de hacer planes a la orilla del mar se incrementan exponencialmente, aunque no siempre es fácil dar con el sitio ideal para cada actividad. Por eso te vamos a proponer, según lo que te apetezca hacer, una playa ideal.

Nadar. Es obvio que en cualquier playa de Mallorca puedes pegarte un buen chapuzón y disfrutar de unas brazadas, pero si buscamos una que sea ideal para tal fin, nos quedamos con cala Marcal: una extensa y bella piscina natural que está situada en Felanitx, cerca de Portocolom, y cuenta con todos los servicios. También podrías ir a cala Varques, en Manacor, o a la magnífica playa de Formentor.

Hacer snorkel. Si te gusta este deporte, Mallorca es un gran sitio para practicarlo ya que la belleza de sus fondos marinos y la transparencia de sus aguas, no tienen paragón. La cala Llamp, en Andratx, o cala Estellencs, en Banyalbufar, son ideales para disfrutar de las diferentes especies que las poblan.

Leer y relajarte. En plena época estival parece imposible encontrar alguna playa o cala perdida en la que poder relajarse disfrutando de un buen libro, pero no lo es. Una opción es Cala Blava, en Llucmajor; tendás que buscar algún rinconcito por las rocas, para llegar a un lugar tranquilo, pero lo encontrarás. Sa Canova es una muy buena opción, aunque tendrás que caminar para llegar a ella, pero como siempre, el esfuerzo valdrá la pena.

Hacer nudismo. En Mallorca el nudismo está permitido en todas las playas, aunque hay algunas en las que esta práctica es más habitual. Si te gusta desprenderte de tu ropa, es Trenc puede ser tu playa, ya que en algunas zonas del arenal predomina el naturismo, aunque en verano suele estar masificada. La playa de Llucalcari, en Deià, también es una buena opción y podrás aprovechar para dejar tu piel radiante embadurnándote con la arcilla que se forma en la orilla.

Ir con niños. Lo ideal para ir con los pequeños son playas más o menos tranquilas, con arena para que puedan jugar, y que dispongan de sombra y socorrista. Una opción puede ser cala Comptesa que, aunque no es muy grande y puede estar masificada, es ideal para acudir a partir de las 6 de la tarde en verano, cuando la mayor parte del arenal se va vaciando al quedar cubierto por la sombra. Cala Millor, al ser un largo arenal con un paseo ideal para caminar, y al disponer de muchos servicios muy cerca, es apropiada para niños, aunque es aconsejable llevar sombrilla.

Practicar idiomas. Aunque parece un plan extraño para un día de playa, puede ser muy divertido. Si deseas practicar idiomas puedes acudir, por ejemplo a las playas de Can Pastilla y S'Arenal, que en plena temporada estarán abarrotadas de turistas. Romper el hielo en un ambiente tan distendido es muy fácil, y podrás pasarlo en grande conociendo a gente y practicando la lengua que quieras.

Impresionar a tus visitas. Es bien sabido que en verano suelen tocar las visitas de familiares y amigos, que vienen a vernos y de paso, a conocer la isla. Si quieres dejarlos extasiados, prueba a llevarles a Sa Calobra, en Escorca; o a la paradisíaca Caló des Moro. La verdad es que no importa demasiado: volverán igual.

Ir con pareja. Si buscas un lugar romántico y tranquilo para acudir con tu pareja, para compartir la complicidad del momento al lado del mar, puedes ir al Toro, un enclave perfecto y tranquilo. En cala S'Almunia también podrás disfrutar del romanticismo del lugar, sobre todo si bordeas la costa por las rocas hasta encontrar el ricón que más te guste, y alejado de los bañistas.

Hacer surf. Las playas que más frecuentan los amantes de este deporte son Son Serra de Marina, cala Mesquida y cala Torta. Los vientos relativamente fuertes y la orografía de la costa mallorquina favorecen la práctica de este deporte durante, aproximadamente, 175 días al año, según estudios realizados en la UIB.

Ver el atardecer. Si quieres ver un buen atardecer, no te puedes perder una puesta de sol desde el mirador de S'Aforadada, o desde el de Sóller. No son calas, pero incluirlos aquí merecen tanto la pena, que no podían faltar. Si prefieres verlo desde la orilla, puedes hacerlo en cala Tuent, o en cala Delta.

Ir con perros. Durante el invierno es más fácil encontrar playas en las que se permita el acceso a perros que a partir de la primavera, cuando un poco más complicado. Cala Blanca, en Andratx permite el acceso de los peludos durante todo el año. Es Carnatge, en Palma, o playa de Llenaire, en Pollença son otras dos buenas opciones.

Playas accesibles. De momento, no todas las playas son accesibles para discapacitados aunque, afortunadamente, Mallorca cuenta con varias que sí lo son. En Palma hay varias con rampas, parking y personal que hacen posible el baño; estas playas son por ejemplo la de Can Pere Antoni o Cala Mayor. En Manacor puedes ir a Porto Cristo, y en Polleça a Cala Barque.