Una de las novedades del restaurante Clandestí de Palma para este verano es la posibilidad de comer a la carta. Pau Navarro, su cocinero y propietario, comenta que se han abierto a esta propuesta, en caso que las reservas para disfrutar de su menú no estén llenas.

«Yo soy el primero que vivo improvisando y cuando voy a un restaurante no reservo mesa -apunta el chef-. Por ello, en caso que el restaurante no esté lleno para comer en la barra del Clandestí, la gente que pase podrá añadirse a la velada y disfrutar de uno, dos, tres o más platos de los que serviremos en el menú». Navarro matiza que no siempre será posible: «Por ejemplo, esta semana ya está casi lleno: este sábado quedan cuatro plazas libres, por lo que no es que cada día se pueda apuntar, pero quien pase podrá preguntar y, si hay espacio, comer un par de platillos del menú y un par de vinos, de martes a sábado de 20 a 22.30 horas».