50%DTO ANUAL BLACK FRIDAY Diario de Mallorca

Diario de Mallorca

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Tú y yo somos tres

La crítica de Monegal: Regios premios en Asturias, regia gastroenteritis

El restaurante de Ballota (A-3 TV).

No he encontrado en las cadenas generalistas ningún programa, ninguna reflexión coral, ninguna tertulia opinativa, dedicadas a comentar las palabras, los discursos, de los galardonados con el Premio Princesa de Asturias.

El dramaturgo, guionista, filósofo, y matemático Juan Mayorga, por ejemplo, advirtió en su intervención en el Teatro Campoamor de que en cierta ocasión su hija Beatriz, cuando era pequeñita, cuando todavía no sabía ni leer ni escribir, quedó atrapada, fascinada, ante una hoja blanca y un lápiz que vio de pronto encima de una mesa. Y que se puso inmediatamente a escribir a su manera, unos caracteres rudimentarios, durante largo rato sobre aquel papel, pero de manera muy intensa. Y que al concluir preguntó a la familia: "¿Qué he puesto?". ¡Ahhh! Rudimentarios signos primitivos sobre papel –o sobre cobalto negro, o sobre papiro– son el origen de la escritura. Este recuerdo de Mayorga acerca de su hija Beatriz no es otra cosa que el colosal poder mágico de los signos. De ahí venimos, de las primeras ‘marcas’ en los techos de las cuevas y de las primeras preguntas. Con el paso de los siglos ‘la marca’ se puso en movimiento y nació el cine. Y después, por degeneración, llegó lo televisivo. ¡Ah! Es un tema fundamental este que esbozó Mayorga en Oviedo. Pero no he visto que la tele le haya dedicado ni un debate, ni una tertulia.

Lo que si he visto esta semana de los Premios Princesa de Asturias es una excitación, un frenesí, un rellenar horas y horas de programas, todo el día, con el asunto de la gastroenteritis de la princesa Leonor. Y sobre todo ha interesado muchísimo la parada forzosa que hicieron en un simpático establecimiento hotelero de Ballota, en el concejo de Cudillero. La tele se ha excitado mucho con esa parada regia para ir al baño. ¡Ah! Parece que las exquisitas estrellitas televisivas nunca han tenido un retortijón. Y entrevistaron al dueño del establecimiento y le preguntaron si la ‘regia family’ había hecho algo de gasto en barra para justificar el uso del WC. Y tonterías por el estilo.

Ha habido otro premiado en Oviedo, el periodista polaco Adam Michnik. En su parlamento ha advertido que los nacionalismos y los autoritarismos, no son otra cosa que fascismos que han cambiado de camisa. Sobre esto tampoco ha habido reflexión televisiva. Están entretenidos con la regia gastroenteritis.

Compartir el artículo

stats