50%DTO ANUAL BLACK FRIDAY Diario de Mallorca

Diario de Mallorca

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

'Matrix Resurrections': no hay pastillas que valgan

Resulta difícil resistirse a una película tan romántica y tan sincera a la hora de afrontar la angustia que su directora, Lana Wachowski, siente por el choque entre sus impulsos creativos y las exigencias del sistema

Keanu Reeves y Carrie-Anne Moss, en 'Matrix Resurrections'.

'Matrix Resurrections'

Dirección: Lana Wachowski

Intérpretes: Keanu Reeves, Carrie-Anne Moss, Jonathan Groff, Neil Patrick Harris

Año: 2021

Estreno:  21 de diciembre de 2021

 ★★★

Pese a que 'Matrix Resurrections' funciona como una nueva demostración de que los 'blockbusters' de Hollywood ya solo hablan de sí mismos, al menos trata de hacerlo con estilo. A la vez secuela, remake, reboot, epílogo, deconstrucción y ejercicio de autoparodia, utiliza el lugar ocupado en la cultura pop por la saga a la que pertenece para dedicarle un corte de manga tanto a nuestra obsesión por la nostalgia como a la industria que la explota, solo interesada en financiar secuelas e indiferente al tipo de creatividad visionaria que inspiró 'Matrix' (1999).

Al menos esa es la idea. Pero tras un arranque lleno de metatextualidad inteligente pero extenuante -demasiadas alusiones al pasado de la saga, demasiada parrafada expositiva, demasiada autoconsciencia onanista-, la película se va convirtiendo en 'Matrix 4', un típico producto de Hollywood que juega al mismo juego que dice criticar. Y entretanto, mientras acumula secuencias de acción nada memorables y elementos narrativos que carecen de sentido -al menos hasta que alguien aparece en escena para explicárnoslo todo-, no genera dosis reseñables de tensión. En cualquier caso, eso sí, resulta difícil resistirse a una película tan romántica y tan sincera a la hora de afrontar la angustia que su directora, Lana Wachowski, siente por el choque entre sus impulsos creativos y las exigencias del sistema, o entre escoger la pastilla roja o la pastilla azul. La elección, al fin y al cabo, es ilusoria.

Compartir el artículo

stats