Suscríbete

Diario de Mallorca

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Películas

'Fue la mano de Dios': Nápoles, Maradona y yo

Una película menos abigarrada de lo habitual en Paolo Sorrentino, más seca y concisa si se quiere, púdica porque, por primera vez, el director habla de sí mismo

Fotograma de ’Fue la mano de Dios’, de Paolo Sorrentino.

'Fue la mano de Dios' ***

Dirección Paolo Sorrentino

Intérpretes Filippo Scotti, Toni Servillo, Luisa Ranieri

Estreno 3 de diciembre de 2021

Paolo Sorrentino es un cineasta que podrá gustar más o menos pero nunca deja indiferente, sea por los temas que elige tratar o por la manera en que los trata. Aún en el recuerdo esa estrambótica aventura de Sean Penn disfrazado de Robert Smith cazando nazis en ‘Un lugar donde quedarse’, su felliniana ‘La gran belleza’, su serie papal ‘The young pope’ o el retrato de Silvio Berlusconi en la serie ‘Loro’ y el largometraje ‘Silvio y los otros’, Sorrentino nos sorprende ahora ni más ni menos que con Diego Armando Maradona. El filme se estrena justo una semana después de cumplirse el primer aniversario de la muerte del futbolista argentino.

No es la primera vez que ‘El Pelusa’ es el centro de una película. Sorrentino se acerca al astro del balón a través de elementos de su propia autobiografía. El director nació en Nápoles, ciudad a la que Maradona llegó a principios de los 80 para revolucionar a su equipo de fútbol. El protagonista de ‘Fue la mano de Dios’, título que alude al famoso gol de Maradona con la mano contra la selección inglesa en el Mundial de 1986, es un chico que vive en esa ciudad y esa época, hasta que la llegada mediática del jugador lo cambia todo. No es ni mucho menos una película sobre Maradona, pero juega un papel casi determinante.

En consonancia con el carácter autobiográfico de la propuesta –Sorrentino es, en definitiva, ese chico napolitano a la expectativa de todo–, ‘Fue la mano de Dios’ resulta un filme bastante menos abigarrado de lo habitual en el director, más seco y conciso si se quiere, púdico porque, por primera vez, habla de sí mismo.

Compartir el artículo

stats