Suscríbete

Diario de Mallorca

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

PERFIL

Jonathan Bailey, el soltero de oro de 'Los Bridgerton'

El actor inglés protagoniza la segunda temporada de la serie de Netflix en el papel del vizconde Anthony, que quizá, solo quizá, podría estar preparado para pasar por vicaría

Jonathan Bailey.

Algunas y algunos todavía lloran la salida de 'Los Bridgerton' de Regé-Jean Page, ahora concentrado en la nueva película de 'Dungeons & Dragons', a priori un proyecto con menos excusas para escenas de alcoba. 

Pero, a cambio, la productora Shonda Rhimes ha propuesto una solución más que digna para la segunda temporada, que llegará a Netflix el 25 de marzo: más, mucho más Anthony Bridgerton (Jonathan Bailey), tal y como dictaba la segunda novela de la saga de libros escrita por Julia Quinn; 'El vizconde que me amó', para más señas. 

¿Amor y Anthony? ¿Incluso después de la dolorosa experiencia con Siena Rosso? Todo parece indicar que sí. El calenturiento drama de época explicará el curioso triángulo amoroso entre Anthony y las hermanas Kate y Edwina Sharma (Simone Ashley y Charithra Chandran), llegadas a este explosiva versión del Londres del siglo XIX desde la India para la temporada social.

Parece que Anthony tiene interés por la segunda, pero según le dice Kate a su hermana, solo pretende "cumplir su deber" y no está interesado "en el amor verdadero que ella merece". Lo peor (para Edwina; lo mejor para el espectador) es que, después de algunos enfrentamientos verbales, Kate también empieza a interesarse por este vividor. 

Gay en la vida real 

Hubo un tiempo, siendo todavía adolescente, en que Bailey no cantaba su homosexualidad a los cuatro vientos; no es que la escondiera, pero tampoco veía la necesidad de hablar de ella. Y muchos en la industria le habían recomendado no hacerlo. "Hay una cierta vergüenza, creo, bastante palpable entre los hombres gay que habitan la industria", dijo a Ian McKellen en la revista 'Attitude' en 2020. "Y después está esa comprensión tan heteronormativa y heterosexual de la sexualidad". 

Según los cálculos de 'GQ', el de Bailey es un raro caso de actor británico cuya sexualidad no define la clase de papeles que le proponen. Después de 'Los Bridgerton', se ha convertido en claro sex symbol entre hombres y mujeres, pero él no quiere oír hablar del concepto. "¿Un actor que piensa de sí mismo que es un sex symbol? Qué cringe", decía en la citada revista.

Sin estudios de arte dramático

Nacido en Benson, pequeño pueblo de Oxfordshire, hace 33 años, Bailey no necesitó estudiar arte dramático para labrarse una carrera. Le valió con conocer su vocación desde pronto y no dejar de trabajar. A los cuatro años, tras ver un montaje de 'Oliver!', decidió ser actor, y tres años después ya hacía pruebas para (y conseguía) ser Tiny Tim en una producción de 'Cuento de Navidad' en el Barbican de Londres.

Un par de décadas después, curtido en toda clase de papeles, recibía el premio Olivier al mejor actor secundario de musical por hacer de Jamie (originalmente, el personaje femenino Amy) en el revival del West End de 'Company', de Stephen Sondheim

En su trabajo televisivo, también 'secundario' había sido hasta hace poco el adjetivo clave. Protagonizó 'Leonardo' en el papel de un Da Vinci adolescente, pero después se mezcló en grandes repartos en el influyente 'thriller' 'Broadchurch' o comedias de autora como 'Crashing' (de Phoebe Waller-Bridge) y 'Chewing gum' (de Michaela Coel). Ahora, 'Los Bridgerton' lo realza como la gran estrella que siempre ha sido. 

Compartir el artículo

stats