Spring Breakers, uno de los títulos más polémicos del año pasado, atacará de nuevo. La cinta tendrá una secuela que seguirá a un grupo diferente de adolescentes dispuestos a disfrutar de sus ansiadas vacaciones de primavera en Spring Breakers: The Second Coming.

Los bikinis, las máscaras y el resto de elementos que dividieron a la crítica y al público en la cinta dirigida por Harmony Korine no faltarán en esta segunda entrega. La secuela respetará el estilo visual de la primera entrega, pero con un equipo totalmente renovado.

Así, según informa Screen Daily, Korine no está involucrado en el proyecto y le pasa el relevo a Jonas Akerlund (Small Apartments), que trabajará con guion de Irvine Welsh (Trainspotting).

Según apunta la productora, "no se trata de una secuela directa", a pesar de que hay "alusiones a algunos personajes". Parece bastante seguro, por tanto, que los protagonistas cambiarán por completo, con nuevos rostros en sustitución de James Franco, Vanessa Hudgens, Selena Gómez, Ashley Benson y Rachel Kori.

Por el momento, sabemos que la nueva historia se centrará en varios jóvenes descarriados que se las tendrán que ver con un grupo de militantes radicales cristianos empeñados en conducirles por el buen camino. Los responsables tienen previsto llevar el proyecto a Cannes para conseguir distribución internacional, momento en el que conoceremos una posible fecha de estreno.

La cinta original sigue las andanzas de Faith (Selena Gomez), Brit (Ashley Benson), Candy (Vanessa Hudgens) y Cotty (Rachel Korine), cuatro estudiantes universitarias con ganas de divertirse. Las amigas planean reunir dinero para su viaje de vacaciones de primavera, pero deciden hacerlo mediante métodos ilegales.

Durante una noche de fiesta, las chicas son arrestadas por posesión de drogas y se ven obligadas a comparecer ante el juez. Inesperadamente, un matón local traficante de armas y drogas llamado Alien (James Franco) las libera y las lleva a disfrutar de las vacaciones más salvajes de la historia.