Suscríbete Diario de Mallorca

Diario de Mallorca

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El futuro del Ejecutivo

El PSOE se prepara para una crisis de Gobierno quirúrgica en marzo

Los socialistas trabajan con la idea de que Sánchez anticipará unas semanas sobre el calendario previsto el relevo de Maroto y Darias, candidatas en Madrid y Las Palmas, y no creen que vaya a haber más cambios en el Consejo de Ministros

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, durante la presentación de la ministra Reyes Maroto como candidata del PSOE a la Alcaldía de Madrid. / EFE

Cuando le preguntaron por los necesarios cambios en el Gobierno para que las ministras Reyes Maroto y Carolina Darias se centrasen en sus candidaturas a las alcaldías de Madrid y Las Palmas, justo antes de Navidad durante una conversación informal en el Congreso, Pedro Sánchez se limitó a señalar que sería una "minicrisis" de Gobierno y que se acometería en abril, justo antes de las elecciones autonómicas y municipales del próximo 28 de mayo. La primera parte del vaticinio continúa siendo válida. Dentro de la prudencia con la que siempre se encaran los cambios en el Ejecutivo, de las que Sánchez no habla más que con un puñado reducidísimo de colaboradores, en el PSOE no creen que la remodelación del Gobierno vaya más allá de las dos titulares. Pero con la segunda parte hay más dudas. Empieza a instalarse la sensación de que el presidente adelantará unas semanas los cambios sobre su calendario original. 

La idea con la que trabaja el partido, según fuentes de su dirección, es que la crisis de Gobierno tendrá lugar en marzo, probablemente en la segunda mitad. Y en los dos departamentos afectados, Industria y Sanidad, que dirigen respectivamente Maroto y Darias, trabajan con una agenda de actos y proyectos que se acaba este mes: febrero. A partir de ahí, los colaboradores de ambas ministras no saben qué pasará. 

En cualquier caso, el guion de precampaña elegido por Sánchez continúa siendo el seguido con el ahora jefe de la oposición en Catalunya y líder del PSC, Salvador Illa, que no dejó el Ministerio de Sanidad hasta el 26 de enero de 2021, apenas tres semanas antes de los comicios catalanes, para capitalizar al máximo su puesto en el Gobierno. Solo que la idea con la que se trabaja ahora es adelantar un poco la salida de Maroto y Darias para que tengan más margen temporal con el que centrarse en sus respectivas candidaturas. 

Mascarillas y pacto de Estado

Ambas ministras tienen importantes decisiones que anunciar en las próximas semanas, algo que desaconseja su marcha inminente. Darias, cuya exposición como titular de Sanidad ha sido muy inferior a la de Illa debido a la indudable mejora en la lucha contra el coronavirus, llevará al Consejo de Ministros del martes de la semana que viene la eliminación de la obligatoriedad de llevar mascarillas en el transporte público. Ya no habrá que llevar la nariz y la boca tapadas en trenes, taxis, autobuses y metros, y aunque la prenda seguirá siendo necesaria en clínicas y farmacias, la medida supone dar un paso más, uno de los últimos que quedaban por emprender, hacia la recuperación de la vieja normalidad, previa a la pandemia, y un síntoma de la buena evolución epidemiológica de España. 

En el caso de Maroto, sus iniciativas tendrán un efecto menos directo en los ciudadanos, pero su valor simbólico, con las elecciones a la vuelta de la esquina, no es menor. A finales de este mes, explican fuentes de su departamento, se firmará el pacto por la Industria, el primer pacto de Estado de toda esta convulsa legislatura, marcada por la ausencia de acuerdos con el PP más allá de algunos nombramientos como los del Defensor del Pueblo, el Tribunal de Cuentas y algunos miembros del Tribunal Constitucional en noviembre de 2021, cuando Pablo Casado era aún el líder de los populares. 

La ministra se refirió a ese “gran acuerdo político” el pasado jueves desde Rabat, donde participó en la cumbre bilateral entre España y Marruecos. “Estamos muy cerca. He conversado con todos los grupos políticos y creo que hay sensibilidad. No es fácil porque estamos en un momento de ruido, en un momento de confrontación”, dijo Maroto. Ante una coyuntura de tanta crispación política, los socialistas quieren utilizar este pacto como baza electoral, aún más en una ciudad de tendencias conservadores como la ciudad de Madrid, que es donde encabeza la lista la titular de Industria, quien el pasado sábado fue presentada por Sánchez como candidata. 

Los sustitutos

Y después está el debate (especulaciones, en rigor) sobre quiénes serán sus sustitutos, que solo tendrán asegurado un asiento en el Consejo de Ministros durante pocos meses, hasta las generales de finales de este año. En el caso de Darias, casi todos los dedos señalan a Raquel Yotti, actual secretaria general de Investigación en el Ministerio de Ciencia, quien entre 2018 y 2021 ejerció como Directora General del Instituto de Salud Carlos III. Sobre el recambio de Maroto hay menos consenso. Suenan Manuel de la Rocha, secretario general de Asuntos Económicos y muy cercano a Sánchez; Carme Artigas, secretaria de Estado de Digitalización, y Xiana Méndez, secretaria de Estado de Comercio. 

¿Aprovechará Sánchez esta crisis, obligada por las elecciones de mayo, para hacer más relevos en otros ministerios? Unidas Podemos no piensa cambiar sus piezas en el Gobierno de coalición, que ahora pasa por un momento especialmente tenso a cuenta de la ley del 'solo sí es sí'. En la parte socialista, las fuentes consultadas, tanto en la dirección del PSOE como en la Moncloa, rechazan también esta posibilidad, sin descartarla por completo. Al fin y al cabo, el presidente, coinciden, “no habla de esto”. Pero “no parece probable”. 

Compartir el artículo

stats