Suscríbete Diario de Mallorca

Diario de Mallorca

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Elecciones autonómicas

Podem, EU y Compromís rompen e irán por separado a las Corts valencianas

Los tres partidos a la izquierda del PSPV escenifican su ruptura y los morados culpan a Compromís

Las síndicas de Podem y Esquerra Unida, Pilar Lima y Estefanía Blanes. José Cuéllar

No habrá candidatura unitaria a la izquierda del PSPV. Compromís, Podem y Esquerra Unida se presentarán, como mínimo, en dos listas distintas: los valencianistas por una parte y los componentes de lo que en 2019 fue Unides Podem, por otra. Una confluencia para las autonómicas de mayo nunca fue el plan predilecto de los del guiño y la sonrisa, pero ayer las tres organizaciones asumieron y evidenciaron la ruptura entre reproches por parte de morados e izquierdistas.

"No ha habido confluencia porque Compromís la ha rechazado, nosotros hemos respetado su decisión". Las palabras de la síndica de Unides Podem y líder de la formación de los círculos, Pilar Lima, fueron el epitafio de unas negociaciones que no llegaron nunca a arrancar como tal, más allá de contactos informales y posibles acercamientos ante la irrupción de Yolanda Díaz y su conexión con Mónica Oltra

Paradojas de la política y el nombre de las campañas, la chispa que ha hecho volar los pocos puentes tendidos hacia la confluencia ha venido de la presentación de la campaña de Compromís del lunes llamada ‘Obrim per guanyar’, que ha acabado en portazo. En ella, los valencianistas rechazaron las "sopas de siglas" —la unión de varios partidos— y ofrecieron los puestos 12 por Valencia y 6 por Castelló a la incorporación de "talento de otros espacios políticos". Esto significa solo nombres puntuales de personas, no de organizaciones. 

La explicación gráfica al rechazo la hizo la síndica adjunta de Esquerra Unida, Estefanía Blanes, a partir de la defensa de Compromís de presentarse como "la casa común de la izquierda valenciana". "Cuando te invitan a casa de otros, eso no es la casa común; la casa común se construye, se busca un espacio para que se integren todos», indicó la parlamentaria, quien trató de no cerrar "todas las puertas definitivamente". 

"¿Debilidad o estupidez?"

Pero la hoja de ruta de los valencianistas —que optan por mantener su marca y solo incorporar fichajes independientes— hace inviable cualquier pacto para una lista conjunta con Podem y EU, que mostraron su enfado ante la situación. "Despreciar la unidad de la izquierda y cuestionar su pluralidad nunca fue un buen negocio. Otros también lo intentaron y fracasaron. ¿Debilidad o estupidez?", replicó en su cuenta de Twitter el vicepresidente segundo del Consell y candidato de Podem para las elecciones de mayo, Héctor Illueca. 

Las críticas de Podem y Esquerra Unida no trastocan el discurso de Compromís al respecto. Su síndica, Papi Robles, remarcó que en la coalición valencianista no entienden «de culpabilidad» y que tienen la "conciencia muy tranquila". Así, defendió que la ciudadanía "no valora bien la sopa de siglas" y que, frente a ello, la coalición valencianista está "en un proceso de apertura", en el que se quiere interpelar a la ciudadanía "con una sonrisa para construir las mejores candidaturas".

La rueda de prensa tras la junta de síndiques se convirtió en la escenificación de la ruptura de algo que no se había llegado a unir. "Ya lo dijo hace meses su candidato", recordó Lima sobre Baldoví y el recelo generalizado en Compromís a una entente electoral a nivel autonómico, algo que no descartan para algunos ayuntamientos o para una candidatura a Congreso y Senado.  

Los del emoji siempre se manifestaron a favor de utilizar su marca y aunque la irrupción del Sumar de Yolanda Díaz generó divergencias en el seno de la coalición—Iniciativa era más proclive que Més a una unión—, la salida de Mónica Oltra y el desmarque de la plataforma de la vicepresidenta del Gobierno de los comicios locales y autonómicos ha acabado separando los caminos de las tres formaciones. 

Reeditar Unides Podem

La certificación de que no habrá candidatura unitaria empuja a Podem y Esquerra Unida a reeditar un pacto similar al de 2019. Ambas formaciones expresaron su disposición a dialogar, negociar y trabajar conjuntamente en un acuerdo que se replicará en mayo en otras autonomías como Madrid, Navarra, Cantabria y La Rioja. La situación es distinta a la de hace cuatro años, pero la amenaza de no superar la barrera del 5 % en caso de ir en solitario apremia a las dos organizaciones a sellar un acuerdo. 

La ruptura de la candidatura autonómica no debería, por otra parte, frenar los pactos a nivel local como el que se ha firmado en Gandia, San Antonio de Benagéber y Santa Pola. Las formaciones apelan a la autonomía municipal de cada una de las organizaciones. Sin embargo, sí que parece dificultarlo para el otro espacio en el que se negociaba una confluencia: el Ayuntamiento de València. 

Compartir el artículo

stats