ERC ve muy cercano el acuerdo que precisa para que el Gobierno catalán de Pere Aragonès saque adelante los presupuestos de este 2023. "En las últimas semanas se ha avanzado mucho en las negociaciones y no hay ningún obstáculo objetivo que impida su aprobación", presionó la portavoz republicana, Marta Vilalta, quien señaló que se sentía "confiada" en que la fumata blanca se va a producir en breve.

La también vicesecretaria general reclamó "al PSC y a Junts que antepongan su vocación de servicio y su responsabilidad" a la estrategia partidista. Sobre los grandes proyectos en los que el PSC pone el acento, Vilalta consideró fuera de lugar "que haya cuestiones extrapresupuestarias y un intento de imponer un modelo de infraestructuras del siglo XX puedan hacer descarrilar los presupuestos".

"Se trata de que las cosas pasen, como los 3.566 nuevos maestros de primaria y secundaria, que "hoy se incorporan al contingente educativo" dijo Vilalta antes de sentenciar que "nadie entendería que se dilatara por dilatar" la puesta en marcha de unas cuentas "expansivas, con más de 3.000 millones de euros de más respecto a 2022, 1.000 de ellos para la sanidad". "Cataluña no se puede permitir esta dilación", añadió.

Sobre la exigencia de Junts a Pere Aragonès, de que decida si quiere pactar con el PSC o con los posconvergentes, Vilalta respondió que "si alguien se quiere autoexcluir de esta negociación, que lo explique a la ciudadanía". "Nosotros queremos un acuerdo lo más amplio posible, porque priorizamos el país", sentenció.

Cumbre hispano-francesa

En cuanto a la cumbre hispano-francesa del próximo día 19, en Barcelona, y dada la movilización popular que se intenta generar desde algunos sectores independentistas, Vilalta aseveró "que se equivocan los creen que el independentismo ha desaparecido, como señala el Gobierno de Pedro Sánchez". "La defensa de una república catalana sigue más viva que nunca y aquí no habrá normalidad política hasta que los catalanes voten su futuro", apostilló.

Así, ERC, como partido, aprovechará "todas las ocasiones que se den para reivindicar el fin de la represión y la república catalana, es decir, la autodeterminación y la amnistía". Eso sí, no aclaró en qué forma y manera se producirá esta movilización, solo que tiene que ser "transversal" y coherente con la defensa del proyecto republicano, que pasa ahora por un referéndum pactado. Tampoco apuntó que delegación acudiría a una presunta manifestación.