50%DTO ANUAL BLACK FRIDAY Diario de Mallorca

Diario de Mallorca

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Negociación presupuestaria

El Govern indemnizará con más de 39.000 euros a las madres de hijos asesinados por violencia machista

Las víctimas de violencia machista con sentencia judicial no deberán aportar un parte de secuelas para ser indemnizadas | El Govern prevé aumentar en un 500% la indemnización a los hijos de mujeres víctimas de un feminicidio

La ’consellera’ de Igualtat i Feminismes, Tània Verge, en el Parlament.

La Generalitat está inmersa en una negociación presupuestaria con una aritmética parlamentaria compleja tras la salida de Junts del Govern. Las conversaciones con los 'comuns' avanzan, mientras permanecen los recelos y desconfianzas con el PSC y Junts. Sea como sea, el Govern ya ha ultimado la ley que acompañará las partidas presupuestarias de las Conselleries y que fija los planes de la administración catalana que requieren de cambios normativos. Y, en el anteproyecto, al que ha tenido acceso EL PERIÓDICO DE CATALUNYA, del grupo Prensa Ibércia, se avanza en el reconocimiento de las víctimas de violencia machista y de su entorno con la ampliación del importe de las indemnizaciones económicas previstas, la incorporación de nuevos perfiles sujetos al cobro y la reducción de los trámites para el acceso.

Fuentes de la Conselleria d'Igualtat i Feminismes, pilotada por la 'consellera' Tània Verge, aseguran que pretenden eliminar parte de la burocratización y afirman que no trabajan con un umbral máximo de personas que pueden acogerse a la indemnización a partir de los fondos que se destinan, sino que el objetivo es poder llegar a todas las personas que requieran de las ayudas y evitar la revictimización. Desde 2019,según los datos del Departament, cerca de sesenta mujeres y una veintena de hijos han recibido indemnizaciones de la Generalitat, unas cifras que ahora tratarán de superar intentando limar los trámites y ensanchando las prestaciones a su disposición como forma de reparación por la violencia sufrida.

Los cambios que se plantean a la ley 5/2008 son principalmente cuatro y están sujetos a la aprobación de unas cuentas para 2023. El Govern necesitará una prórroga técnica de las actuales cuentas atendiendo a la difícil negociación presupuestaria, pero, en caso de no lograr los apoyos, la Conselleria intentará que sin cuentas se puedan sacar adelante al menos algunas de las medidas previstas:

Las mujeres no deberán aportar un certificado médico si hay sentencia

Una de las principales novedades es que las víctimas de violencia machista no deberán acreditar lesiones ni secuelas a través de un comunicado médico cuando tengan una sentencia judicial firme que constate la violencia que han sufrido. Hasta la fecha, muchas mujeres quedaban excluidas de esta indemnización porque no siempre se recogen las secuelas de las agresiones machistas, no solo física sino también psicológica, a veces porque la mujer necesita tiempo para denunciar o porque las lesiones mentales precisan de un especialista con perspectiva de género. El Govern analiza que solicitar este informe, fuera del circuito judicial, podía llevar a la revictimización, bien porque en el momento de requerirlo las heridas podían haber sanado debido al proceso de recuperación o bien porque la prueba documental había desparecido, algo que, a la práctica, suponía que muchas mujeres desistieran y no lo solicitaran, quedando así desamparadas y sin reparación económica. La indemnización prevista para las supervivientes es de 3.319,80 euros, pero las mujeres con discapacidad o seropositivas tienen derecho a un 25% adicional, lo que asciende a los 4.149,75 euros.

Los hijos de mujeres asesinadas sin denuncia previa serán contemplados

Otra de las novedades del cambio legislativo es el notable incremento en las indemnizaciones a los hijos de las mujeres víctimas de violencia machista que pasarán de cobrar 6.639 euros a 39.838,65 euros, lo que supone cinco veces el Indicador de Renta de Suficiencia anual en Catalunya (663,9 euros mensuales). Además, para recibir la ayuda, no deberán presentar una sentencia judicial por la violencia previa que recibió su madre, es decir, que no será un requisito necesario que la mujer víctima del feminicidio denunciara antes de ser asesinada, ya que por miedo o por el largo tránsito judicial algunas de ellas no acuden a la policía. Debido, precisamente, a esta situación personal, alegan en la Conselleria, se propiciaba una situación de exclusión de buena parte de los hijos que perdieron a su madre que ahora quiere convertirse en una forma de reconocimiento por parte de la administración catalana.

El Govern reconoce la violencia vicaria

La violencia vicaria es aquella que tiene como objetivo hacer daño a la mujer a través de la violencia contra sus seres queridos, en algunos casos llegando al asesinato de sus hijos. Esta es una de las formas más crueles del maltrato machista y la Generalitat quiere que visibilizarla, debido a su desconocimiento, y ponerla en el primer plano. Así, por primera vez, Catalunya reconocerá el derecho de las madres a ser indemnizadas por el asesinato de sus hijos con una indemnización económica de hasta 39.838,65 euros. Esto supone un avance para evitar el desamparo de las familias porque, para solicitar la prestación, bastará con las diligencias policiales. Actualmente, sin que esta modificación esté en vigor, si el agresor se suicidaba y no había un proceso judicial previo abierto (la mayoría de los casos), la madre no tenía derecho a ser indemnizada por ello. 

Se compatibilizan las ayudas con la Renta Garantizada

Optar a una indemnización podía impedir el acceso a otra. Y este es el caso de la Renta Garantizada de Ciudadanía. El Govern propone ahora compatibilizar ambos cobros, porque nada tiene que ver una situación de precariedad con otra de violencia machista. Para facilitar la tramitación, la Generalitat propondrá que se pueda realizar directamente desde los servicios de la red especializada del Departament d’Igualtat i Feminismes como son los Servicios de Intervención Especializada (SIE) y los Servicios de Información y Atención a las Mujeres (SIAD).

Compartir el artículo

stats