Suscríbete 4 Billetes GRATIS Diario de Mallorca

Diario de Mallorca

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Poder judicial

Ayuso habló con Feijóo por la mañana para pedirle que no pactara el CGPJ

La presidenta de la Comunidad de Madrid dijo a su jefe de filas que no podía seguir desvinculando el acuerdo del poder judicial del debate sobre la reforma de la sedición

Ayuso y Feijóo, el pasado lunes, en Madrid. EFE

La comunicación entre Isabel Díaz Ayuso y Alberto Núñez Feijóo es muy fluida. Esa comunicación fue fundamental en la operación para derrocar a Pablo Casado, en febrero, y lo es en el día a día, con las decisiones que afectan al PP. Según ha podido saber El Periódico de Cataluña, del grupo Prensa Ibérica, Ayuso habló el jueves por la mañana con el líder de su partido para pedirle que no pactara la renovación del Consejo General del Poder Judicial (CGPJ). No podía continuar con una negociación abierta con Pedro Sánchez, le dijo, mientras el Gobierno central seguía confirmando que su voluntad es reformar el delito de sedición, para reducir las penas de cárcel y contentar a ERC. No podía continuar desvinculando los dos asuntos, apuntó, como estaban haciendo los principales colaboradores de Feijóo (Cuca Gamarra, Elías Bendodo...) desde el viernes anterior.

A las ocho y media de la tarde, el PP envió un comunicado a los medios de comunicación anunciando que suspendía las negociaciones para actualizar el poder judicial. Un portavoz del partido nacional asegura que el dirigente conservador, además de con Ayuso, habló también con diferentes líderes territoriales, entre barones y alcaldes, a lo largo de la jornada y concluyó que había una mayoría que no quería el pacto. El portavoz, en todo caso, no ha querido concretar esos nombres.

No era la primera vez que la presidenta de la Comunidad de Madrid aconsejaba a su jefe de filas romper las negociaciones para renovar el CGPJ, que lleva con el mandato caducado hace casi cuatro años ya. Se lo había dicho personalmente en otras ocasiones estos días atrás, según fuentes conocedoras de esas conversaciones, y le volvió a insistir este jueves por la mañana. Lo hizo incluso antes de que María Jesús Montero, la ministra de Hacienda, hiciera unas declaraciones ambiguas en las que dio a entender que el PSOE iba a llevar al Congreso la reforma del delito con diligencia. Ayuso no conocía esas palabras, que después Montero matizó, cuando dejó claro ante la prensa en Ordes (A Coruña) que ella sabía muy bien qué hacer con el CGPJ: "Por absoluta lealtad a mi partido, he dicho lo que corresponde a quien corresponde. Y por eso me corresponde no entorpecer ni molestar ni ser un problema para nadie. Estoy a la entera disposición de todo el mundo".

En esa misma intervención ante la prensa, la dirigente madrileña también volvió a pedir a Sánchez que convoque elecciones generales. Los españoles, apuntó, deben decidir "si quieren un país de terroristas en la calle y de independentistas y de condenados por corrupción y de indultos o quieren una España de libertad y de ley".

"En Madrid --dijo subrayando su poder doble, en la Comunidad y el partido-- lo tenemos claro. 'No' al nacionalismo, al racismo, 'no' a los indultos, porque volverán, por eso están pergeñando esto (...) 'No' a la ruptura y la venta de España y siempre 'sí' a la libertad, a la democracia y a la ley", continuó. ¿Lo tenía tan claro el partido a nivel nacional? La respuesta, que le satisfizo, le llegó horas más tarde cuando el PP anunció la ruptura de las negociaciones para alcanzar el primer gran acuerdo de esta legislatura.

Compartir el artículo

stats