Suscríbete Diario de Mallorca

Diario de Mallorca

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Diálogo Estado-Generalitat

Gobierno y ERC sintonizan sobre la homologación del delito de sedición con Europa

Los republicanos rechazan cualquier "subasta pública" sobre la rescritura del delito y ponen como ejemplo la tipificación en Alemania, Suiza y Francia

Marta Vilalta. EFE

Las piezas de la compleja maquinaria que sustenta las legislaturas española y catalana empiezan a encajar. Y es que PSOE y ERC han empezado a sintonizar en la misma longitud de onda en lo que se refiere al principal pacto al que deben llegar, el de la mesa de diálogo, en concreto las medidas de “desjudicialización” del conflicto político, en terminología socialista, y “antirrepresivas”, en la republicana. Y el ejemplo palmario es la reforma del delito de sedición.

Son estos asuntos sensibles en los que se trabaja muy fuera de los focos y en los que lo que se dice en público es tan importante como lo que se calla. Las respectivas aprobaciones de los presupuestos, en el Congreso y el Parlament pueden depender de que la sintonía se convierta en pacto. "vemos opciones de acuerdo, pero hay que dar margen a la netgociación", expresó una fuente republicana.

Es una arquitectura de acuerdos en pirámide cuya primera premisa es que ambas partes rechacen que la pirámide, la interrelación, existe. Este fin de semana, tanto socialistas como republicanos señalaron que la mesa de diálogo, los Presupuestos Generales del Estado (PGE), los de la Generalitat y los del Ayuntamiento de Barcelona son tres compartimentos estancos.

El Gobierno dispuesto a rebajar las penas de cárcel en el delito de sedición

El Gobierno dispuesto a rebajar las penas de cárcel en el delito de sedición Agencia A

Cronología delatora

Pero la mera cronología de los hechos da, como mínimo, para dudar. Más allá de las palabras reiteradas, en público, hace semanas, de los republicanos, que directamente vinculaban el avance en la mesa de diálogo con los PGE, cabe recordar que ERC no presentó, el viernes, la enmienda a la totalidad (que ya tenía escrita) al proyecto de cuentas del Gobierno. El mismo viernes por la tarde, el líder del PSC, Salvador Illa, señaló en EL PERIÓDICO, del grupo Prensa Ibérica, que el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, “cumpliría con su compromiso de modificar el delito de sedición”.

El domingo, el líder del PP, Alberto Núñez Feijóo, ya atacó al propio Sánchez mediante el empleo del siempre socorrido argumento de la supuesta rendición del socialista a los deseos del independentismo.

El jefe del Ejecutivo ha dicho en varias ocasiones estar dispuesto a acometer la reforma para homologarla a los estándares europeos, pero para lanzarse a la piscina quería estar seguro de que había agua. Estos estándares sitúan las penas alrededor de los cinco años de cárcel de media, frente a los 15 que se aplican, aún hoy en España.

A lo largo del lunes se sucedieron los mensajes del Gobierno recalcando que no hay “una mayoría suficiente” para la reforma u homologación. Tomando en cuenta que el trámite parlamentario se supera con mayoría absoluta, cabe deducirse que el Ejecutivo exige a ERC que muestre su compromiso con la modificación. Nada diferente, de hecho, de lo que dijera el ministro de la Presidencia , Félix Bolaños a este diario en julio, semanas antes de que en la tercera reunión de la mesa de diálogo se acordara, precisamente, lo que ahora está ocurriendo.

Y a mediodía del mismo lunes, Esquerra, vía su portavoz Marta Vilalta, puso su particular pista de aterrizaje a los planes de la Moncloa. En la clave antes dicha, más por lo que no dijo que por lo que dijo. Así, Esquerra no lanzó, como en otras ocasiones, un ataque por tierra, mar y aire, contra el boceto de la reforma. Es más, hizo suya la “homologación con Europa” de la sedición, que es el relato del PSOE, siempre pendiente de que el PP le acuse de ceder a los designios del independentismo. 

Reloj suizo

De hecho, es el mismo término que utilizó la portavoz del PSOE, Pilar Alegría, cuando recalcó que el Gobierno quiere hacer "homologable" el Código Penal español a las democracias europeas más avanzadas en ciertos delitos. Algo que, por cierto, las instancias europeas han puesto alguna vez sobre la mesa. Mecanismo de relojería suiza.

Seremos "muy exigentes", añadió Vilalta para lograr que el "Código Penal respete los Derechos Humanos y se acabe la represión". Países como Alemania, Suiza y Francia realizaron estas reformas en delitos que tienen una raíz política en los años 60 y 70 del último siglo justamente para adaptarse a los estándares democráticos que deben de presidir los valores europeos. No entraremos, sin embargo, en una subasta pública", dijo la portavoz de ERC, en referencia a un posible regateo con los años del nuevo delito de rebelión.

La republicana también aseveró que "la represión no empieza y acaba en el delito de sedición", en referencia a que "tiene que ver, también, con otras actuaciones e intervenciones" del Estado. El 'president' Pere Aragonès, de hecho, pocas veces se centra en el delito de sedición y si en la voluntad de que el Gobierno apruebe "una serie de medidas que tengan los efectos de una amnistía" sin serlo.

Compartir el artículo

stats