Suscríbete

Diario de Mallorca

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

A examen

Los retos de Díaz para aprobar el nuevo curso (político): Sumar, Podemos y los Presupuestos

La vicepresidenta tendrá que dar forma a su proyecto para concurrir a los comicios generales de 2023 sin romper el espacio de Unidas Podemos

Yolanda Díaz. David Castro

El nuevo curso político será para Yolanda Díaz el primero de bachillerato de un estudiante. Todo lo que hagas empieza a contar para la selectividad que, en el caso de la vicepresidenta segunda del Gobierno, será el examen electoral que tendrá que enfrentar a finales de 2023. Si los primeros dos años y medio de legislatura no han sido fáciles, entrar en la recta final del mandato eleva la complejidad con las urnas en el horizonte.

Y lo cierto es que la también ministra de Trabajo tiene bastantes asignaturas que aprobar -a ser posible con nota- antes del próximo verano si quiere pasar holgada a segundo de bachillerato -esos cuatro últimos meses, con campaña electoral incluida, antes de los comicios- y lograr un resultado que le permita obtener plaza en el próximo Gobierno. Díaz aún no ha dicho explícitamente que se presentará al examen de las urnas -deja la decisión en manos de la ciudadanía-, pero, por si acaso, parece dispuesta a prepararse todo el temario.

Filosofía

Al contrario de lo que ocurre en la educación española, la asignatura de Filosofía será esencial para Díaz y su proyecto Sumar. La vicepresidenta segunda lanzó hace poco más de un mes su proceso de escucha con el que pretende recorrer toda España durante los próximos cinco meses para hablar con la ciudadanía. La intención, desveló en la presentación de Sumar, es redactar un "nuevo contrato social democrático". Estudiar a PlatónThomas HobbesJohn Locke o Jean-Jacques Rousseau le servirá para perfilar esa propuesta con la que espera combatir la "desafección" política.

Por el momento, Díaz solo ha celebrado un encuentro "de escucha", como le gusta llamarlos. A mediados de julio se reunión con colectivos ecologistas. El próximo tendrá lugar el 31 de agosto y el 1 de septiembre, en O Courel (Galicia), para hablar sobre despoblación. El reto que tendrá la ministra de Trabajo será mantener el interés de la ciudadanía en este proyecto y, después, convertirlo en una plataforma con el que acudir a las elecciones generales. A las autonómica y locales ya ha avisado de que no llegará.

Las relaciones en el seno de Unidas Podemos y con el ala socialista del Gobierno resultarán esenciales para su futuro

decoration

Física y Química

Díaz tendrá que aprender a calcular las fuerzas de fricción, porque si algo se va a encontrar en los próximos meses en el seno de Unidas Podemos son roces, tensiones y empujes. El engarce de Podemos en Sumar ya ha provocado los primeros encontronazos entre la vicepresidenta y los dirigentes morados. Y todo apunta a que seguirá siendo así. Sobre todo, cuando Díaz empiece a dar forma orgánica a su proyecto. En Podemos se niegan a quedar desdibujados bajo el paraguas de Sumar, pese a que son conscientes de que su marca cotiza a la baja, y reclaman una negociación bilateral. Es decir, quieren mantener su independencia, pero establecer una "alianza electoral" con la vicepresidenta segunda y disputarse las cuotas de poder.

Con el libro de Química tendrá que hincar los codos en el tema sobre enlaces, las fuerzas que mantienen unidos los átomos para que estos formen moléculas. Esta lección le resultará necesaria tanto para evitar la fragmentación en el seno de Unidas Podemos e, incluso, ampliar el espacio con nuevos actores, como Más País o Compromís, como para mantener la estabilidad en el seno del Ejecutivo de coalición hasta las elecciones. Esto último lo tendrá más fácil con un PSOE, dirigido por Pedro Sánchez, que está dispuesto a cuidarla, consciente de que necesitan que Díaz logre unos buenos resultados en la urnas para revalidar el Gobierno.

Geografía

Unidas Podemos creció de manera explosiva. En poco menos de 6 años, Pablo Iglesias pasó de fundar Podemos a ser vicepresidente del Gobierno. El éxito es innegable, pero impidió la construcción de una organización territorial fuerte. Díaz parece dispuesta a no fallar en esto y a estudiar de pe a pa el mapa de España y fortalecer los puentes federales ya tendidos con En Comú Podem y reconstruir aquellos que colapsaron con Compromís o con Más Madrid, el partido de Íñigo Errejón.

Se trata de una de las pruebas más complejas a las que se enfrentará Díaz. El desastroso resultado de las elecciones andaluzas tras una crispada negociación entre PodemosIUMás País... es un aviso de lo que puede estar por llegar en la primavera de 2023, cuando haya que construir candidaturas en 13 comunidades, entre ellas Madrid o la Comunidad Valenciana. En 2019 el espacio morado ya se presentó a esas misma autonomías diluido en 23 listas diferentes.

Economía

Los retos de Díaz están también en su labor dentro del Gobierno. Como líder del ala morada del Ejecutivo deberá capitanear la negociación con los socialistas de los últimos Presupuestos Generales del Estado de esta legislatura, si es que se consiguen aprobar. Unidas Podemos ya ha puesto sobre la mesa sus exigencias: un cheque bebé universal, la ampliación de los permisos de maternidad a seis meses o la subida del IRPF para las rentas más altas. Además, la vicepresidenta ya ha dejado claro que también subirá el salario mínimo interprofesional en 2023.

Compartir el artículo

stats