Felipe VI no se levantó al paso de la espada de Simón Bolívar en la toma de posesión del nuevo presidente de Colombia, Gustavo Petro. Tampoco aplaudió. El Rey permaneció sentado en su asiento y esa actitud ha desatado las críticas de Podemos que "consideran el asunto de una extrema gravedad". El portavoz de los morados en el Congreso, Pablo Echenique, ha recordado que el monarca "no se representa a sí mismo" en este tipo de actos, sino a toda España y que, por eso mismo, debe contar con el visto bueno del Ejecutivo a la hora de actuar. Ademas, criticó a los ministros socialistas que trataron de minimizar la polémica reduciéndola a un "detalle sin trascendencia".

"El Gobierno debe refrendar sus actos. ¿El desplante irrespetuoso a la espada de Bolívar estaba refrendado?", ha cuestionado Echenique en Twitter. El dirigente morado ha acudido al artículo 64 de la Constitución en el que se recoge que "los actos del Rey serán refrendados por el Presidente del Gobierno y, en su caso, por los Ministros competentes". Es más, la carta magna establece que "de los actos del Rey serán responsables las personas que los refrenden".

Echenique esgrimió la redacción de este artículo para defender que el monarca "no puede tomar la decisión personal de insultar al pueblo colombiano sin consultarlo previamente con el ministro competente". En este caso, al ministro de Exteriores, José Manuel Albares, al que los morados se dirigirán para saber si dio el visto bueno a ese "acto irrespetuoso".

La defensa socialista

El enfado de los morados con el Rey se extendió también a sus socios, después de que tanto el ministro de la Presidencia, Félix Bolaños, como el responsable de Cultura y Deporte, Miquel Iceta, defendieran la actitud de Felipe VI. Bolaños aseguró se trata de "detalles sin demasiada trascendencia y totalmente menores". En la misma línea, el dirigente catalán pidió "mantener las cosas en términos razonables, sin desmadrar pequeños gestos que no tienen esa trascendencia".

Los morados no lo ven así. "Fue el único jefe de Estado que no se levantó y se vio en todas las TV del mundo", recalcó Echenique, incidiendo en la gravedad que Podemos ve en este asunto. Además, insistió en que resulta necesario saber si el gesto del Rey contaba con el refrendo de Albares, que también acudió a la toma de posesión como parte de la comitiva enviada por España.

"Es inexplicable"

La secretaria general de Podemos y ministra de Derechos Sociales, Ione Belarra, también reprochó al Rey su gesto hacia el nuevo presidente colombiano cuando el papel de España debía ser "mostrar todo el respeto y apoyo al proceso democrático ocurrido" en el país. "Es inexplicable lo ocurrido y merece una disculpa", subrayó. Iceta consideró "absolutamente disparatado y desproporcionado" que España tenga que pedir perdón por el gesto.

Fuera del Gobierno, PP y Vox criticaron duramente la actitud de Unidas Podemos y reprocharon al propio Pedro Sánchez que permita a la mitad de su Gobierno "insultar" al monarca.