Suscríbete

Diario de Mallorca

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Mesa de diálogo

El bloqueo del PSOE al catalán en el Congreso dificulta su uso en Europa

Los socialistas rechazaron el uso de las lenguas cooficiales en la Cámara Baja hace un mes

El PSOE rechazó el uso del catalán en el Congreso y ahora quiere impulsarlo en el Parlamento Europeo.

Gobierno y Generalitat se comprometieron este miércoles a impulsar el catalán en el Parlamento Europeo, pero esto no resulta tan sencillo como parece. El texto fruto de la mesa de diálogo recoge que el Ejecutivo español solicitará a la Eurocámara que se considere el catalán "como lengua de uso en el pleno". Sin embargo, fuentes oficiales de esta institución en Madrid aseguran que primero sería necesario que el catalán fuera considera "lengua de trabajo" en el Congreso y en el Senado. Aunque en la Cámara Alta su uso está permitido en situaciones concretas, en la primera de ellas no se puede emplear un idioma diferente al castellano. El propio PSOE votó en contra de una modificación del reglamento que pretendía remediar esta situación hace menos de un mes.

"Vamos a ampliar el derecho de los representantes de la ciudadanía española a realizar su labor en todas las lenguas cooficiales", defendió el ministro de la Presidencia, Félix Bolaños, tras la reunión de la mesa de diálogo celebrada en Moncloa. En concreto, puntualizó que se modificará el reglamento del Senado, donde el catalán, el gallego y el euskera ya se pueden utilizar para defender mociones, y en el Parlamento Europeo. Nada del Congreso de los Diputados. El PSOE siempre se ha mostrado en contra de impulsar una modificación que permita a los oradores utilizar las lenguas cooficiales en el pleno o en las iniciativas presentas. En este sentido, se alineó con PP, Vox y Cs hace poco más de un mes para tumbar una propuesta registrada por los socios del Gobierno y Unidas Podemos. De haberla apoyado, habrían dado los números para que la propuesta saliera adelante tras el trámite parlamentario.

Esta decisión podría convertir en un brindis al sol el acuerdo alcanzado con la Generalitat. El reglamento por el que se fija el régimen lingüístico de la Comunidad Económica Europea y que establece cuáles son las lenguas oficiales de la Unión Europea señala en su artículo 8 que en lo que respecta a los Estados donde existan varias lenguas oficiales "el uso de una lengua se regirá, a petición del Estado interesado, por las normas generales de la legislación de dicho Estado". Es decir, la petición del Gobierno casaría mal con que no tenga cabida el uso del catalán en las Cortes Generales en la legislación española.

El espejo donde mirarse

Fuentes oficiales del Parlamento Europeo ponen como ejemplo el caso de Irlanda, donde el inglés y el gaélico tienen ambas la categoría de lenguas oficiales y están presenten de manera equitativa en todo el Estado. Esto llevo a que en 2005 se incluyera como idioma oficial y de trabajo de la Unión Europea.

Un año después, en 2006, el Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero hizo un intento similar para que el catalán, el euskera y el gallego se pudieran usar en los plenos del Parlamento Europeo. Fuentes de esta Cámara recuerdan que, por entonces, uno de los argumento políticos que se utilizaron para rechazar la petición fue que ninguna de estas lenguas se empleaban en el Congreso de los Diputados. Sin embargo, lo que sí está permitido desde entonces es que los ciudadanos puedan dirigirse en catalán, gallego o vasco al Parlamento Europeo y este tiene el deber de responder en el idioma en el que se le contacta.

La otra vía

Aún así, existe la posibilidad de presentar una propuesta ante la Mesa del Parlamento Europeo para que, sin que se considere el catalán como una lengua oficial, se permita su uso, ya que este órgano puede autorizar la traducción simultánea de cualquier idioma que "estime necesario". Sin embargo, en este caso, sería el Gobierno español quien tendría que hacerse cargo de los gastos. En este sentido, el acuerdo alcanzado con la Generalitat habla de elevar una propuesta "que sea técnica y financieramente viable".

Compartir el artículo

stats