Suscríbete

Diario de Mallorca

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Comunidad Valenciana

Oltra enmarca en la normalidad los relevos en el Consell y dice sentirse "respaldada"

La portavoz del Gobierno valenciano asegura que no se producirán más relevos en las consellerias de Compromís tras la precipitada salida de Marzà

La vicepresidenta del Consell, Mónica Oltra, acude al último pleno del actual Consell. EFE

En la antesala de una remodelación global en el Ejecutivo valenciano, la vicepresidenta del Consell, Mónica Oltra, enmarcó este viernes los cambios en un escenario de "normalidad". De normalidad y, también, de "estabilidad" para afrontar la recta final de una legislatura que concluirá, a lo sumo, en un año. La portavoz autonómica siguió a pies juntillas la estrategia trazada por el presidente de la Generalitat, Ximo Puig, que, por encima de todo, trata de proyectar unidad en el marco de una crisis de Gobierno que, finalmente, ha tenido un alcance mayor del esperado, puesto que no afecta solo a la cuota socialista del Botánic, sino también a Compromís. El precipitado abandono del conseller de Educación, Vicent Marzà, en un momento en el que los valencianistas aseguraban que no harían ningún tipo de cambio en su estructura reveló que, en realidad, Oltra no tiene el control sobre los movimientos de este calado porque, al menos en este caso, fue Marzà quien le marcó los tiempos a la lideresa de la coalición. Con todo, la también consellera de Igualdad y Políticas Inclusivas, que no atraviesa, precisamente, su mejor momento, al encontrarse al borde de una posible imputación, trató de proyectar fortaleza y subrayó que se siente respaldada tanto por el Consell como por su partido. Por tanto, y al menos por el momento, se queda donde está.

La portavoz de la Generalitat, en su comparecencia semanal tras el pleno del Consell, trató de proyectar sintonía con el presidente de la Generalitat y aseguró que Puig, antes de hacer pública su pretensión de dar un nuevo "impulso" al Ejecutivo con los cambios en las consellerias que manejan los socialistas, se lo comentó. Pero es él quien debe manejar los plazos y Oltra mostró respeto ante esa toma de decisiones que, según recordó, se precipitó tras la salida de Manolo Mata como síndic del grupo parlamentario socialista en las Cortes. "A veces, estos tetris no son fáciles", opinó la vicepresidenta, que negó que esta ola de cambios supongan un fin de ciclo del Gobierno del Botànic. Porque, además, y en lo que atañe a la coalición de la que es coportavoz, aseveró que no se prevén más relevos en el primer escalón de la Generalitat. Por tanto, el ascenso de la hasta ahora secretaria autonómica de Cultura y Deporte, Raquel Tamarit, como consellera de Educación, es, en principio, el único recambio en la cuota de Compromís en el Gobierno valenciano. "Si pensara que es insuficiente, habría hecho otro movimiento, Suelo hacer lo que creo", destacó OItra. Todo después de que incluso la síndica en las Cortes, Papi Robles, o el conseller de Economía, Rafa Climent, sostuvieran hasta hace unos días no se contemplaban cambios en las consellerias encabezadas por Compromís, algo que no se cumplió tras la inesperada renuncia de Marzà, quien, no obstante, mantendrá su escaño en las Cortes. Por tanto, y según se desprende de sus palabras, seguirán al frente Climent; Mireia Mollà en Agricultura, y la propia Oltra como responsable de Igualdad y Políticas Inclusivas.

Respecto a las críticas de la oposición, que ve esta crisis de gobierno como un fin de etapa, la vicepresidenta rebatió que PP, Cs y Vox deben "preocuparse por su ciclo". "Que no sufran, que en el Consell ya vamos nosotros organizándonos", señaló, remarcando que "cada uno tiene su ritmo" y que ya se cambió la vicepresidencia segunda hace unos meses con la salida de Rubén Martínez Dalmau.

Y en cuanto a la despedida de Marzà, su compañera de coalición destacó que recibió un "caluroso aplauso" en su último pleno del Consell "por parte de todos". "Nos hemos abrazado un poco más de la cuenta", reconoció. Al fin y al cabo, era un momento en el que no se sabía a ciencia cierta quiénes asistirán al siguiente pleno, dado que la remodelación que ultima Puig podría afectar a las áreas de Hacienda, Sanidad, Innovación y Política Territoria, con Vicent Soler, Ana Barceló, Carolina Pascual y Arcadi España, respectivamente, al frente.

Compartir el artículo

stats