Suscríbete

Diario de Mallorca

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Comunidad Valenciana

Puig suma descentralización y fiscalidad a la nueva financiación

El jefe del Consell lamenta que tres siglos después a Europa "vuelve la guerra y la barbarie"

Ximo Puig.

Una tríada es un conjunto de tres elementos que cuentan con una especial vinculación entre sí y es así como aparecen, prácticamente entrelazados, la financiación autonómica, la fiscalidad y la descentralización en los discursos de Ximo Puig. El president de la Generalitat Valenciana unió las tres ideas para reivindicar en su discurso del 25 d’Abril que los valencianos no consentirán "nuevas derrotas".

Puig señaló que tres siglos después de "una desfeta de la que conseguimos levantarnos»", la de la Batalla de Almansa conmemorada ayer, desde la Generalitat defenderán "todo lo que merecemos como valencianos: financiación justa, descentralización eficiente del Estado y una fiscalidad justa" tres asuntos que el Consell quiere que entren en la agenda estatal.

La financiación fue, de hecho, uno de los asuntos centrales del debate político valenciano la semana pasada entre críticas y acusaciones de los distintos partidos por su paralización y la falta de avances en el ámbito nacional, espacio en el que se ha de aprobar. El nuevo modelo de reparto no estuvo entre los 11 posibles pactos de Estado entre Pedro Sánchez y Alberto Núñez Feijóo y se teme que el cambio de sistema no llegue, como mínimo, hasta la próxima legislatura.

Por otra vía van tanto el fomento de la descentralización como la aprobación de una "fiscalidad justa", aunque ambos son, junto a la financiación piedras angulares del modelo territorial sobre el que insiste Puig de la España de las Españas frente a la radialidad.

En la descentralización "eficiente" del Estado aparecen asuntos como la desconcentración de sedes de organismos gubernamentales de Madrid a otros territorios mientras que por "fiscalidad justa" una de las peticiones es evitar que la capital sea "una aspiradora de recursos" reclamando una armonización de impuestos como el de Sucesiones.

A esta particular tríada, Puig añadió en su discurso la reivindicación del "modelo de convivencia en la diversidad" que, dijo, impera en la Comunitat Valenciana. En este sentido, valoró que este sea "sin dogmas ni renuncias, con lealtad a los orígenes y ampliando horizontes y orgullosos de una tierra, una cultura y una larga historia de ocho siglos juntos".

La celebración del 25 d’Abril es sobre un hecho del pasado, sin embargo, el jefe del Consell lamentó que pese a que han pasado tres siglos "a Europa vuelve la guerra y la barbarie con nuevas batallas en otras llanuras". En estas, indicó, aparece «de nuevo el mismo error: ninguna idea justifica el sacrificio de una vida».

Así, señaló que como cada año "los valencianos hacemos memoria para un futuro más justo", concluyó el president asegurando que el pueblo valenciano "no consentirá nuevas desfetes" como las vividas aquel 25 d’Abril de 1707.

Compartir el artículo

stats