Suscríbete

Diario de Mallorca

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Andalucía

Teresa Rodríguez se desmarca con "una papeleta andalucista" del resto de la izquierda

Tras su sonada ruptura con Podemos, la política gaditana evitará la lista única y mantendrá la marca Adelante Andalucía para atribuirse en los comicios regionales un proyecto nuevo, que «devuelve una voz propia a Andalucía tras muchos años de orfandad política en el andalucismo»

Teresa Rodríguez.

La fragmentación de la izquierda tendrá que convivir en el pastel electoral andaluz con las listas que presente España Vaciada en provincias como Jaén o Granada y, sobre todo, con el nuevo andalucismo que abandera Teresa Rodríguez, quien se desmarcará en las urnas con "una papeleta andalucista" del resto de partidos situados a la siniestra del PSOE.

Tras su sonada ruptura con Podemos, la política gaditana ha puesto terreno de por medio incluso en el plano ideológico. Rodríguez no ha sucumbido a una lista única de la izquierda andaluza y mantendrá la marca Adelante Andalucía para atribuirse en los comicios regionales un proyecto nuevo, que "devuelve una voz propia a Andalucía tras muchos años de orfandad política en el andalucismo". Con este planteamiento, a la roteña volverán a lloverle -como antes de las negociaciones para el frente único- las críticas cainitas con las que Unidas Podemos le reprocha que está acometiendo "la refundación del Partido Andalucista (PA)".

No obstante, el discurso ‘teresista’ insiste en que se trata de una izquierda que no estará atada a los partidos políticos de ámbito nacional. Su intención es que su nueva organización concurra a todos los comicios, con el objetivo de representar también a Andalucía en los ayuntamientos, las diputaciones, el Congreso de los Diputados y el Parlamento Europeo.

Además, Rodríguez reclama que no se le exija en el sur la unidad de la izquierda que no se le pide al nacionalismo gallego, Compromis Esquerra Republicana.

De este modo, la roteña completará su ‘trilogía’ andaluza. Al igual que Juanma Moreno (PP) y Juan Marín (Cs), Teresa Rodríguez optará por tercera vez consecutiva a la presidencia de la Junta de Andalucía.

Eso sí, todas las veces lo habría hecho con un proyecto diferente. En 2015, encabezó la lista de Podemos en Cádiz; en 2018 lideró la candidatura desde Málaga con Adelante Andalucía pero representando a Podemos de la mano de IU; y ahora repite marca con la paradoja de que no tiene nada que ver con su anterior participación electoral. Y, aunque no ha sido confirmado oficialmente aún por su formación, es muy probable que se presente nuevamente por su provincia de Cádiz natal.

Aunque la actual responsable de Podemos en Andalucía, Martina Velarde, llegó a aproximarse a Teresa Rodríguez para establecer una alianza electoral, las conversaciones encallaron en la falta de entendimiento desde un primer momento. Aún estaban muy frescas las heridas que provocaron la salida de Rodríguez de la formación morada y la posterior expulsión de ella y otros ocho diputados del grupo parlamentario andaluz. Precisamente, la condición que puso Adelante Andalucía para el acercamiento fue que sus representantes regresasen a los grupos de la Cámara autonómica y de diversos ayuntamientos de los que habían sido apartados por IU y Podemos.   

Otras cuestiones que resultaron insalvables fueron las discrepancias sobre la intensidad del apoyo que se le prestaría al PSOE para que gobernara en la Junta de Andalucía o sobre la voz propia andalucista que este frente único debería tener en Madrid, tras unas elecciones generales que se verán condicionadas por el tipo de proyecto que presente la vicepresidenta ‘roja’ del Gobierno progresista, Yolanda Díaz.

Especialmente, Adelante Andalucía insistió en que prefería apoyar la investidura de un presidente socialista en Andalucía y no entrar en el ejecutivo autonómico, en caso de que todas las fuerzas de la izquierda sumasen los escaños necesarios para gobernar en Andalucía. En cambio, Unidas Podemos defendía una réplica del Gobierno en coalición que se desarrolla en La Moncloa.

Respecto a las elecciones generales, IU y Podemos veían a ese frente único con una fórmula como la de En Comú Podem, con voz propia pero vinculado a un proyecto nacional que pusiera al frente de Unidas Podemos a Yolanda Díaz. En cambio, Adelante Andalucía no descartaba la vía de ‘los comunes’ pero siempre se ha enfocado más a un andalucismo de izquierda desligado de Madrid y a un partido propio que garantizase la existencia en el sur de una especie de ‘Teruel existe’.  

En los últimos meses, ha resultado igualmente baldía la intermediación para una ‘lista única’ de las voces de la sociedad civil que proceden de la plataforma encabezada por el médico y coportavoz de Marea Blanca en Andalucía Sebastián Martín Recio -histórico militante del PCE e IU que fue alcalde de Manzanilla (Huelva) y Carmona (Sevilla)- y el catedrático de Teoría de la Comunicación de la Universidad de Sevilla Francisco Sierra. Este colectivo llegó a reunirse con las cúpulas de los principales partidos situados a la izquierda del PSOE para una alianza electoral entre Izquierda Unida, Podemos, Adelante Andalucía y Andaluces Levantaos (la marca adoptada por Más País junto a las organizaciones Andalucía por Sí e Iniciativa del Pueblo Andaluz).

Para consumar su objetivo del ‘frente absoluto’, esta plataforma social se miraba al espejo de un estudio realizado por sus integrantes que le daría a las fuerzas implicadas siete escaños más, si concurrían en los comicios regionales bajo la misma candidatura. Se llegó, incluso, a poner sobre la mesa la opción de situar como cabeza de lista de esta hipotética confluencia a un candidato independiente, que no se correspondiera con los actuales líderes orgánicos de la izquierda andaluza.  

Desde que empezó a quedar claro que Teresa Rodríguez emprendería su propio camino, los dirigentes de Unidas Podemos no han ocultado que estaban trabajando en un acuerdo programático con Andaluces Levantaos y Equo para materializar, en la medida de lo posible, la idea inicial de establecer un "frente amplio" a la izquierda del PSOE. 

Eso sí, en Unidas Podemos no tienen las tareas electorales tan avanzadas como en Adelante Andalucía. Los responsables de IU y Podemos han vuelto a retrasar la confección de las candidaturas y ya no se hará en marzo como habían previsto. Esta nueva demora los aboca al riesgo de verse sin candidato a la presidencia del Gobierno andaluz si el presidente andaluz Juanma Moreno convocase las elecciones en abril con la intención de que se lleven a cabo antes del verano y las relaciones con Vox no le salpiquen en exceso al resultado que salga de las urnas sureñas.

Compartir el artículo

stats