Suscríbete

Diario de Mallorca

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Salvador Viada Fiscal del Tribunal Supremo y presidente de la Asociación Profesional e Independiente de Fiscales

«Yo no soy Zola, pero el fiscal Stampa se parece a Dreyfus»

Salvador Viada, en Madrid.

¿Qué se le ha perdido a Salvador Viada en el caso Stampa?¿Por qué ha sido el primero dentro de la carrera fiscal en abrir el camino de la denuncia de irregularidades?

Personalmente, no se me ha perdido nada…

Está usted haciendo de Émile Zola…

Qué va. Ni siquiera conocía al fiscal Ignacio Stampa cuando decidí indagar y exponer los hechos mucho más después de que ocurrieran, cuando parecía que todo estaba enterrado. Y sí, creo que usted lo ha escrito, hay algo del caso Dreyfus en el caso Stampa. Se busca a alguien que no tiene ninguna culpa, al que su jefe reconoce como buen profesional, por lo que se le había prorrogado varias veces su comisión de servicios y se la han jugado. Y como en el caso Dreyfus la verdad está saliendo a la luz.

¿Qué fue lo primero que le llamó la atención en la decisión de apartar a Stampa del caso Villarejo mediante el expediente de no otorgarle una plaza fija en la Fiscalía Anticorrupción después de sucesivas prórrogas de su comisión de servicio?

Que la fiscal General del Estado, Dolores Delgado, no se abstuviera en el Consejo Fiscal del 27 de octubre de 2020 en un tema en el que adjudicar o no la plaza a este fiscal que llevaba la investigación del caso Tándem-Villarejo. Porque hay una relación entre su pareja, Baltasar Garzón, y hasta cierto punto también de ella con el entonces comisario José Villarejo. Cuando tienes que decidir sobre un fiscal que lleva ese asunto o no, decides que no, me llama la atención. Y con lo que he averiguado luego no tengo ninguna duda.

El caso Villarejo no es un caso cualquiera…

Así es. Es quizá uno de los más graves de este país por los intereses en danza.

Porque implica a las élites. A empresas, bancos, policías, jueces, fiscales. Es decir, a parte del aparato del Estado…es multicorrupción de altas esferas…

Lo del caso Kitchen, por ejemplo, el montaje de una operación para secuestrar documentos presuntamente comprometedores en manos de Luis Bárcenas…yo no he visto nada igual. En un estado de derecho, hay bases en las que confiar. Tiemes que poder confiar en la Policía. Para el ciudadano debe ser una salvaguardia. Y cuando determinados funcionarios ponen sus medios, sus instrumentos, conocimientos, influencias, al servicio del mal…

¿Por qué Dolores Delgado se embarca en esta cruzada que viene de su época de ministra de Justicia en que se propala una grabación donde ella aparece con Villarejo en la que están Garzón y otros mandos policiales?

Es el gran misterio. Qué impulsa a alguien a actuar de esta manera y si se me permite, con el máximo respeto para la fiscal general del Estado, tan torpe. Si se trataba era de separar a Stampa de la Fiscalía Anticorrupción no hacían falta ningún tipo de maniobras. La FGE, en nuestro sistema, no valora para nada méritos ni capacidades, simplemente la voluntad del superior es la que determina si sigues o no sigues en tu puesto, o si te nombran o no. No hace falta maniobrar. Es llegar al Consejo Fiscal y decir mire no goza de mi confianza y se acabó, ya está. Pero, claro, para cargarse de razón al cargarse a ese fiscal te han metido en un ‘embolao’ que no se puede aceptar. Las razones últimas de Dolores Delgado no las sabemos. La especulación sobre una eventual filtración de esa grabación... todos me aseguran que la misma no estaba en poder de la Fiscalía Anticorrupción. Y su compañero Miguel Serrano, tal como lo ha declarado, me dice lo mismo. Volcarse por tanto con esa pasión por algo tan dudoso como saber quién filtró algo. Si la razón es esa me parece muy torpe. Y la manera de urdir la separación de Stampa más torpe todavía.

La FGE recibe denuncias contra los fiscales Ignacio Stampa y Miguel Serrano sobre presuntas filtraciones a la acusación popular de Unidas Podemos. Una de ellas del partido Vox, acusa a Stampa y a Serrano, y se cursa para ser investigada al fiscal Carlos Ruiz de Alegría, teniente fiscal del Tribunal Superior de Justicia de Madrid (TSJM). Retrospectivamente y con las pruebas conocidas, esas diligencias tienen que durar hasta que se adjudiquen ocho plazas fijas en la Fiscalía Anticorrupción, en octubre de 2020…

Es una manera de actuar que no he visto nunca. Extender una investigación de manera, digamos, forzada, cuando el instructor designado, Ruiz de Alegría, ha decidido archivar el asunto, por instrucciones- sugerencias es la palabra- de Álvaro García, fiscal jefe de la secretaría técnica, o mano derecha de Dolores Delgado. La competente para ello es la fiscal General del Estado, no la secretaría técnica. Eso supone, por un lado, una desconfianza absoluta de la rectitud de la fiscalía a la hora de investigar. Y piense usted en lo que es esto para los investigados, en este caso Stampa y Serrano, que se defienden en la investigación que desarrolla el encargado, el fiscal intructor Ruiz de Alegría. Que no se pueden defender de alguien que va soplando al oído del instructor y sin que quede constancia lo que tiene que hace el instructor.

Acaba usted de decir “se defienden”. Y habla de los fiscales Stampa y de Serrano. Pero hay un hecho que ha pasado desapercibido y es la huella del pecado original o de una prevaricación en origen. Y es que siendo la denuncia contra Stampa y Serrano, solo se investiga por “sugerencia” de la FGE a Stampa…

Pues eso es lo que he preguntado al Consejo Fiscal del pasado 24 de noviembre de 2021. El hecho de por qué se investiga solo a Stampa y no a Serrano es una pregunta que me hago. Nadie me ha contestado. Hubo una denuncia contra dos y solo se investiga a uno. Y todas las invectivas van contra uno. Y la “sanción” - no darle la plaza fija- cayó sobre uno - a Serrano se la adjudicaron, cuando tan inocente era el uno como el otro.

Y es que además Serrano declaró en calidad de testigo…

Sí, ¿y qué iba a decir? Que no había filtrado nada.

Ya estamos a pocos días del Consejo Fiscal del 27 de octubre de 2020 y Ruiz de Alegría vuelve a proponer el archivo. Lo que le hacía llegar “limpio” a ese Consejo Fiscal. Y nadie le contesta.

Y es que también la Inspección Fiscal estaba investigando a Stampa desde el punto de vista disciplinario. Y también archivó antes del 27 de octubre. Y esto se oculta en el Consejo Fiscal.

Y cuando ante las nuevas “sugerencias”, ya en diciembre de 2020, Ruiz de Alegría se niega a seguir “haciendo que investiga”, y el fiscal superior, Jesús Caballero Klink releva a Alegría y se avoca las diligencias para sí mismo, la FGE cita al fiscal superior a una reunión con el jefe de la Inspección para convencerle de “orillar” el EOMF…

Si esa reunión, sobre la que El Periódico de Catalunya ha informado, y sobre la que existe un silencio sospechoso, se ha llevado a cabo, sería otra tentativa de eludir el artículo 23 del EOMF, es decir los controles, que obliga a dar cuenta al Consejo Fiscal de todas las avocaciones para que éste pueda pronunciarse. Si las “sugerencias” de hacer ciertas diligencias eludía el artículo 27 del EOMF, la “sugerencia” verbal a Caballero Klink de no avocarse el asunto formalmente al relevar a Ruiz de Alegría se cargaba el artículo 23. Y aunque Caballero Klink se negó, hasta cierto punto lo pudieron hacer, porque no se informó enseguida al Consejo Fiscal siguiente a la avocación, para que diera su opinión. Solo informaron después de archivarse, en febrero de 2021, las diligencias de Stampa.

Cuando un acusado comete muchos delitos se suele decir que se ha llevado el Código Penal por delante, ¿todas estas maniobras en las diligencias contra Stampa cuantos artículos del EOMF se han cargado?

He repasado nuestro régimen disciplinario para ver las infracciones cometidas en la gestión, por así decir, de las diligencias contra Stampa. Y el sistema está organizado para castigar por abajo y no hacerlo con abusos por arriba. Por ejemplo: el acoso laboral será delito pero no está recogido en el Estatuto, pero no es una infracción. Porque es un Estatuto montado para preservar el principio de jerarquías, no para hacer que todos ajusten su cumplimiento a lo que se espera de un fiscal y del honor de un fiscal. Es decir: no puedo hacer una faena así porque el honor me lo impide. Y aquí en este caso se han saltado el principio de imparcialidad cuando la FGE no se abstiene por sus vinculaciones. Las llamadas “sugerencias” que hace el fiscal jefe de la secretaría técnica Álvaro García a un instructor cuando carece de competencia para ello son incalificables. En. el código penal, si persiguiera una finalidad económica, esa conducta sería tráfico de influencias,. No se puede hacer. Y tenemos que decirlo. No hay otra vía de resistencia.

El 24 de noviembre de 2021 se incorpora al orden del día a propuesta de la FGE el tema Stampa porque dice que se la está difamando, palabra muy fuerte.

Uno esperaba que con documentos aclararan la situación, pero no se aclara nada. Es decir tú me estas difamando porque yo digo que me estás difamando. Y los documentos dicen lo contrario. La FGE dice que podía nombrar a quien quisiera en la Fiscalía Anticorrupción y que los que han resultado adjudicatarios de las ocho plazas son buenísimos. Es que eso no se discute. La discusión es lo que hizo desde la FGE para que un candidato llegase al concurso atado de pies y manos, como ya hemos apuntado, sin posibilidad alguna de ser elegido.

Caso Stampa, ¿caso cerrado?

Creo que no. Saldrán más cosas, los tribunales están actuando y una de las cosas que se debe aclarar es cuál fue el título jurídico en virtud del cual el secretario técnico influía en unas diligencias que llevaba otro fiscal. Porque si lo hacía por cuenta de la FGE tiene que estar documentado y ello supone que la FGE no se ha abstenido de todo, como se ha sostenido, y si lo hacía sin título alguno era sin competencia alguna. Solo por la auctoritas de ser la mano derecha de Dolores Delgado. Eso es completamente irregular y exige asumir responsabilidades.

Compartir el artículo

stats