Suscríbete

Diario de Mallorca

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

De la clandestinidad a 30 años de prisión: así fue la caída de los líderes de Resistencia Galega

Vivían en una aldea abandonada de Fornelos de Montes y fueron localizados y detenidos en Vigo en 2019

Los líderes de resistencia galega vivían se ocultaban en una vivienda de Fornelos de Montes. RICARDO GROBAS / J.J. GUILLÉN

Tras más de 13 años en la clandestinidad, los líderes de Resistencia Galega, Antón García Matos y Asunción Losada Camba, fueron finalmente localizados en junio de 2019 en una cafetería del centro comercial A Laxe de Vigo. Las fuerzas antiterroristas habían seguido sus pasos en Portugal y Venezuela. Hoy mismo han sido condenados a 28 años de cárcel.

Ocultos a la vista de todos, los líderes de Resistencia Galega vivieron los últimos cuatro años antes de su detención en una aldea abandonada, antigua comuna hippie, del municipio pontevedrés de Fornelos de Montes, desde donde hacían vida normal. 

En Fornelos, los vecinos creían que se trataba de dos jubilados que habían decidido cambiar de vida y disfrutar del campo en plan hippie con su pensión. Nadie intuía que aquella pareja se le consideraba los máximos responsables del movimiento armado independentista de Resistencia Galega que diseñaron en 2005, heredero de la estructura del Exército Guerrilleiro do Povo Galego Ceive.

Este último grupo dejó en Galicia tres víctimas mortales entre 1987 y 1991 a raíz del atentado perpetrado en la discoteca Clangor de Santiago y otro en el que falleció un agente de la Guardia Civil de Irixoa. Matos fue juzgado por el intento de voladura de la estatua ecuestre de Franco en Ferrol en julio de 1987, atribuido al Exército Guerrilleiro, pero la Audiencia Nacional le absolvió.

Asunción nació en Santiago y Antón es natural de San Sebastián y estaba considerado de “alto nivel de peligrosidad” según la ficha de búsqueda en Interpol. Los dos se encontraban en busca y captura por la Interpol desde el año 2006 por su presunta implicación en numerosos atentados terroristas por toda Galicia. Resistencia Galega fue declarada organización terrorista en 2014 por el Tribunal Supremo.

Detención en 2019

En el momento de su detención, en junio de 2019 en Vigo, Asunción Losada Camba portaba un sobre con 1.250 euros y cinco hojas con notas manuscritas en las que se indicaban las actividades operativas de la organización a llevar a cabo en fechas próximas.

En el domicilio de Fornelos de Montes en el que se ocultaban entonces García Matos y Losada Camba se hallaron, entre otros efectos, una pistola, un revólver, un subfusil, munición, 2.475 euros en efectivo, DNI para trasladarse con filiación distinta a la real y anotaciones con información de personas e instalaciones contra los que atentar.

Igualmente ambos acusados tenían ocultos en un garaje situado en la localidad portuguesa de Coimbra, entre otros efectos, 122 bombas de palenque, 43 artefactos de PVC con pólvora, relojes para utilizarlos como temporizadores, varios metros de mecha, cajas llenas de cartuchos de pólvora y un bote con clorato potásico. 

Sentencia

Los acusados, durante el juicio. J.J. Guillén

Los dos jefes de Resistencia Galega han aceptado en el juicio 28 años de prisión al confesar delitos terroristas, entre ellos integración como dirigentes en la banda, y otros dos acusados cuatro y tres años de cárcel, si bien uno de ellos ha aclarado que no les movía el terror sino el "amor a Galicia".

Los dirigentes de la banda, Antón García Matos y Asunción Losada Camba, y los miembros de la misma Miguel García Nogales y Xoan Manuel Sánchez Rodríguez, han llegado este lunes 24 de enero de 2022 en la Audiencia Nacional a un acuerdo con el fiscal y la abogada de la acusación popular, ejercida por la Asociación Víctimas del Terrorismo, que han rebajado sus peticiones de penas al confesar los acusados los delitos.

Han reconocido ser autores de los delitos de pertenencia a organización terrorista en su condición de dirigentes

decoration

En la vista y fruto de dicho acuerdo, que se plasmará en la sentencia que dictará la Audiencia Nacional, los dos primeros han reconocido ser autores de los delitos de pertenencia a organización terrorista en su condición de dirigentes, fabricación de explosivos, falsedad documental y tenencia ilícita de armas, y los otros dos han confesado el de integración en la banda.

"Milito por amor a Galicia"

Tan solo Xoan Manuel Sánchez Rodríguez ha hecho uso de su derecho a la última palabra para manifestar que aunque reconoce los hechos que se le imputan y acepta la sentencia del tribunal considera que ni a él ni a los otros acusados les define el calificativo de terroristas.

"Mi militancia nunca estuvo orientada al terror sino al contrario hacia el amor, milito por amor a Galicia, que es un país que está en periodo de extinción", ha concluido.

Compartir el artículo

stats