Suscríbete

Diario de Mallorca

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Guerra total en Podemos Asturias: "Tramposos", "ridículos" y amenaza de "problemas legales"

Sofía Castañón aduce que la comisión de garantías, el órgano que ha anulado la votación de los círculos a instancias de los partidarios de Ripa, “no existe”

Daniel Ripa y Sofía Castañón.

La batalla por el poder en Podemos Asturias, o el abundante rescoldo de ella que sigue ardiendo tres semanas después de teóricamente resueltas las primarias, prolongó su vigencia ayer, reafirmando la máxima churchilliana de que en política los adversarios están en los otros bandos y los enemigos, en el propio. Con la contienda cada vez más enquistada, los partidarios del anterior secretario general, Daniel Ripa, y los de la coordinadora entrante, Sofía Castañón, han desarrollado una notable capacidad para encontrar a cada paso nuevas formas de discrepar. En el episodio de ayer, los primeros no reconocen el resultado de la votación para elegir los representantes de los círculos en el consejo ciudadano Autonómico y esgrimen para ello una resolución de la comisión de garantías que anula los votos y la constitución de cuatro agrupaciones “piratas”. Los segundos no reconocen directamente a la comisión de garantías: “No existe, no está constituida en forma”, aduce Castañón.

Unos acusan a los otros de adulterar la votación creando círculos que no existían; los otros niegan legitimidad al órgano acusador y siguen adelante… Todo entre acusaciones cruzadas de “tramposos” y “ridículos” y amenazas con los tribunales. Está en cuestión la licitud de la votación que completa la composición del consejo ciudadano añadiendo a los delegados designados en las primarias de diciembre los elegidos por los círculos. Y el reparto de fuerzas ha quedado tan ajustado entre las dos corrientes enfrentadas en las primarias que si se aceptan las cuatro agrupaciones que los de Ripa llaman “piratas” –Lugones, Fozaneldi, el Cristo y Buenavista–, la mayoría en el máximo órgano decisorio de Podemos será para la facción de Castañón. Sin ellos, el control pasaría a los afines a Ripa…

En ese ambiente de encarnizada lucha sin concesiones, los partidarios de la candidatura del secretario general derrotado en las primarias blanden la resolución en la que la comisión de garantías anula los círculos polémicos y sus votos y denuncian “las trampas e irregularidades cometidas por Sofía Castañón, la dirección estatal y los círculos piratas pilotados por Ana Taboada”, portavoz de Somos en el Ayuntamiento de Oviedo y antiguo apoyo de Ripa. En la resolución del organismo, de composición heredada del mandato anterior, se indica que “se iniciará una investigación sobre las irregularidades cometidas por Sofía Castañón y su dirección estatal”, enfatizan los portavoces de la candidatura “Asturies dende cerca”, “dado que probablemente sean constitutivas de infracciones graves”.

A la contra, la actual coordinadora lamentó el “ridículo” y la falta de seriedad de las “salidas de tono y sentido común que no interesan a nadie ni responden a ninguna realidad cierta” y se reafirmó en que la comisión de garantías “no existe en Asturias. No está constituida en forma”. Las acusaciones que recibe responden a “cuestiones irregulares y escandalosamente de parte que ponen en entredicho un órgano fundamental para nosotros”. “En una organización se pueden elegir dos caminos, el de quemar y el de construir, y yo estoy en el de construir”, remacha.

Y como ninguna acusación queda en esta guerra sin su respuesta, el exdiputado autonómico Andrés Fernández Vilanova, consejero autonómico por la candidatura de Ripa, replicó casi de inmediato que “la comisión de garantías sí es real y las irregularidades que Sofía está cometiendo, también”. “Negando la realidad y silenciando órganos de transparencia lo único que va a lograr es inhabilitarse a sí misma”, remata antes de incluir la advertencia de que “si Sofía sigue diciendo que no existe, acabará con problemas legales importantes, que por desgracia también serán del todo reales”.

Las sospechas de los derrotados en las primarias, y sus acusaciones directas de que Castañón tiene a la dirección nacional de su lado, son los rescoldos humeantes de esta batalla que sigue a una campaña “bronca”, marcada por la decisión de la dirección estatal de intervenir las cuentas de la organización en Asturias. También a una elección cuyo resultado fue puesto en cuestión y denunciado desde el bando de Ripa y a unas semanas posteriores en las que “Asturies dende cerca” acusó a Sofía Castañón de tomar sus decisiones por libre, sin reunir ni buscar el respaldo preceptivo del consejo ciudadano autonómico.

Unos y otros, a todo esto, deberán verse las caras mañana en Lugo de Llanera, en la primera reunión del organismo con su nueva composición. Pese a que no reconocen su licitud, los partidarios de Ripa acudirán “para defender nuestra mayoría”, explica Fernández Vilanova, “señalarle por fin en persona a Sofía, porque nos evitaba, las irregularidades que está cometiendo y pedirle que vuelva a la legalidad”.

Compartir el artículo

stats