Suscríbete

Diario de Mallorca

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Cataluña

La nueva cúpula de los Mossos aparta al intendente que investigó al Govern catalán

Malestar en el seno del cuerpo policial por la destitución de Toni Rodríguez de la CGIC y su nuevo destino al frente de la comisaría de Rubí

El comisario jefe de Mossos, Josep Maria Estela.

Los Mossos d'Esquadra han hecho público este lunes su nuevo organigrama tras el relevo de Josep Lluís Trapero por el tridente que encabeza Josep Maria Estela junto a Eduard Sallent y Rosa Bosch. Los cambios ordenados por la nueva cúpula de la policía catalana, que afectan a 31 mandos, no aclaran cuál será el nuevo destino de Trapero, que sigue ostentando el máximo rango dentro del cuerpo, el de mayor, pero no tiene ninguna función asignada. Sí resuelven dónde trabajará a partir de ahora el intendente Toni Rodríguez: se hará cargo de una comisaría del territorio, la de Rubí.

La decisión ha acentuado el malestar existente en el cuerpo catalán tras la polémica salida de Trapero y la posterior destitución de Rodríguez al frente de la Comisaría General de Investigación Criminal. Rodríguez, experto en crimen organizado y en fenómenos delincuenciales como el boom de la marihuana, había ordenado pesquisas que afectan a miembros del Govern. Bajo su dirección, los Mossos han investigado el supuesto fraccionamiento de facturas de la actual presidenta del Parlament, Laura Borràs, o la presunta prevaricación cometida por el que fue 'conseller' de Interior, Miquel Buch, al contratar como asesor personal a un mosso que había hecho de escolta de Carles Puigdemont en Bruselas, o la posible trama de corrupción que afecta a la Diputación de Lleida.

El hecho de que Rodríguez haya sido enviado a una comisaría del territorio, lejos de los puestos de mando, ha reactivado la sensación interna en parte del cuerpo de que tanto Trapero como Rodríguez, especialmente este segundo, se habían convertido en policías incómodos por investigar estos asuntos y, además, según fuentes cercanas al mayor, hacerlo sin compartir información con el Govern acerca de cómo evolucionaban su instrucción.

Los cambios afectan también negativamente al comisario Carles Anfruns, apreciado por Trapero pero relegado por los nuevos jefes a la Sala Central. Otra novedad que, como ha sucedido con Rodríguez, acrecienta por otra parte la sospecha de purga de policías afines al mayor.

Ramon Chacón tomará el relevo de Rodríguez y será el nuevo jefe de la Comisaría General de Investigación Criminal y Carles Hernández asumirá el mando de la Comisaría General de Información. Tanto Chacón como Hernández ejercían funciones de número 2 en las respectivas comisarías.

Horas antes de que la Generalitat hiciera público el nuevo organigrama de los Mossos, el PSC lanzó nuevos ataques contra el Govern ante el riesgo de politización del cuerpo. La portavoz de los socialistas, Elia Tortolero, ha avisado al Govern de que los socialistas no permitirán que en Cataluña se instaure una "policía patriótica": "Lo último que necesitamos es una versión independentista del 'caso Kitchen'". Tortolero ha anunciado que el grupo de PSC-Units pedirá la comparecencia del vicepresidente catalán, Jordi Puigneró, y del 'conseller' de Interior, Joan Ignasi Elena, ante el Parlament.

Los nuevos nombres

En el ámbito territorial, David Boneta liderará la Comisaría Superior de Coordinación Territorial. Josep Lluís Rossell será el subjefe. El comisario Miquel Esquius se ocupará de la Región Policial Metropolitana Sur; Vicenç Lleonart será el de Camp de Tarragona, y Joan Carles de la Monja, será el responsable de Terres de l'Ebre.

En cuanto a los servicios centrales, liderados por el comisario Porcuna, destacan los nombramientos de Chacon y Hernández, pero también hay otras novedades. Jordi Ferret será el comisario de la Dirección General de la Policía; la intendenta Mónica Luís será la nueva jefa de la Comisaría General Técnica de Planificación de la Seguridad; el intendente Miquel Àngel Garcia será el subjefe de la Comisaría Superior de Coordinación Central; Miquel Hueso se hará cargo de la Comisaría General de Recursos Operativos; el intendente Joan Carles Granja será el jefe de la División de Investigación Criminal; Carlos Otamendi será el jefe de la División de Escoltas, y la inspectora Àngels Bosch será la subjefa de la Comisaría General de Relaciones Institucionales, Prevención y Mediación.

Interior ha remarcado que esta será la cúpula con mayor presencia de mujeres. Un tercio de la jefatura estará integrada por mujeres; la dirección estratégica tendrá un 50%; un 26% estarán en la dirección operativa y un 23% en las Comisarías Generales o Regiones Policiales.

La reestructuración de la organización de los Mossos se consolidará en una tercera fase de cambios que tendrán lugar cuando estén resueltas las convocatorias de promoción a las categorías de comisario (6 plazas), intendente (10 plazas) e inspector (24 plazas) que se publicarán el próximo mes de febrero. En cuanto a la edad, la media cambia de 56 a 50 años a la jefatura y de 55 a 49 años a la dirección estratégica, cuando la media de edad entre el grupo de comisarios es de 57 años.

Compartir el artículo

stats