El tradicional mensaje de Felipe VI de esta Navidad tuvo una pátina de optimismo, pese a la “encrucijada” en la que, dijo, ha colocado a todo el planeta la Covid-19. El jefe del Estado celebró el proceso de vacunación en España y el ritmo “positivo” de la cifra de ocupados y pidió ver la nueva realidad pandémica como “una oportunidad histórica”. A los políticos, en vez de afearles la crispación en la que están instalados, les reclamó "entendimiento" para aportar serenidad a la sociedad. Y respecto a los problemas legales y fiscales de su padre, Juan Carlos I, solo pronunció una frase que puede entenderse como una alusión a este asunto: cuando destacó el papel que desempeñan las instituciones en el progreso de un país, aseguró que todos los cargos públicos deben “respetar y cumplir las leyes y ser ejemplo de integridad pública y moral”.

El Rey recuerda en su mensaje de Navidad a los afectados por el volcán de Cumbre Vieja Agencia ATLAS | Foto: EFE

El Rey grabó la alocución en una sala del Palacio de la Zarzuela contigua al salón de Audiencias. Con una escenografía más luminosa y moderna que años anteriores (incluyó dos cuadros de arte contemporáneo y colocó mesas de cristal), Felipe VI se dirigió a los españoles durante 12 minutos en un discurso que empezó con un recuerdo a los palmeros que han sufrido la erupción del Cumbre Vieja durante tres meses y, después, pasó a abordar los “retos” que ha supuesto el coronavirus. Primero celebró el éxito de la ciencia con unas vacunas conseguidas en tiempo récord y tuvo palabras de recuerdo para las víctimas fallecidas por Covid y también para el personal sanitario. “Les damos inmensas gracias, con todo nuestro apoyo y ánimo”, subrayó.

Felipe VI agradece a los vacunados por avanzar en la lucha contra la pandemia: “Podemos sentirnos satisfechos" Agencia ATLAS | Foto: EFE

Felipe VI destacó que esta crisis sanitaria ha puesto de manifiesto que se requieren “soluciones a nivel mundial” y ha afectado a los “principios de organización social y de convivencia en libertad” generando un escenario “lleno de incertidumbres y contrastes”.

“¿Tenemos que dejarnos llevar por el pesimismo? ¿Debemos caer en el conformismo, esperando que los problemas se resuelvan por sí solos? Yo creo que no”, se respondió. El monarca aconseja una “rápida” aceptación de los cambios, porque de ellos surgen “iniciativas llenas de ambición por mejorar”. Lo que está en juego es “seguir progresando junto a las naciones más avanzadas” o perder “el paso”, advirtió. Y en ese dilema recalcó el papel de las instituciones, a las que instó a alcanzar “consensos” y facilitar el "entendimiento" para dar “la necesaria tranquilidad a las familias”. Un llamamiento a los políticos que llega después de meses en los que el diálogo entre el Gobierno y algunas comunidades y dirigentes ha estado repleto de choques y desplantes a cuenta de las decisiones para intentar atajar los contagios por Covid.

Este es el segundo año que Juan Carlos I pasará las fiestas fuera de España, después de que abandonara el país en agosto de 2020 por las informaciones sobre su supuesta fortuna oculta. El año pasado, Felipe VI apenas hizo una mención velada y, esta vez, la referencia ha sido aún más indirecta, al señalar que todos los cargos públicos deben “cumplir las leyes y ser ejemplo de integridad y moral”.

Felipe VI: "Europa es una gran realidad política, económica, social y cultural" Agencia ATLAS

Sin referencias al independentismo

Tampoco quiso anunciar el Rey medidas para actualizar los “criterios éticos” de la monarquía y acercarla al siglo XXI. Desde junio de 2015, el jefe del Estado no ha aprobado ninguna iniciativa en ese sentido. El jefe de la Casa del Rey, Jaime Alfonsín, se reunió en varias ocasiones con la exvicepresidenta primera Carmen Calvo, entre septiembre del 2020 y principios de este año, para desbrozar ese nuevo camino, pero las ideas que están incluso “escritas”, según ha sabido este diario, siguen en un cajón.

Otro de los temas que se quedó fuera del discurso fue el desafío del independentismo catalán, tras casi una década en la que el ‘procés’ formó parte del núcleo de los mensajes navideños de la Corona. El Monarca sí hizo varias referencias al “gran proyecto” de la Constitución y al espíritu de “unidad” y “diálogo” al que convoca antes de cerrar con un último mensaje de esperanza: “La historia nos enseña que los españoles hemos sabido cómo sobreponernos a las adversidades (…) No tengo duda de que con decisión, con empuje y carácter lo conseguiremos”.