Suscríbete

Diario de Mallorca

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Críticas internas

Casado ordena a Bou que eche a su jefe de gabinete

El jefe de filas del PP en el Ayuntamiento de Barcelona recibe críticas por contar como colaborador con un exmilitar venezolano | El concejal de los populares sostiene que no intención de dimitir y que no le consta el aviso contra su subordinado, Luis Barroso

El concejal del PP, Josep Bou.

Josep Bou, concejal y presidente del grupo del PP en el Ayuntamiento de Barcelona, ha sido conminado por el líder del partido, Pablo Casado, a prescindir de su jefe de gabinete, Luis Barroso, teniente de navío de la Armada Bolivariana de Venezuela y exdirector del Despacho Ministerial de la Presidencia de Venezuela.

La presencia de Barroso no es ninguna novedad, pero las críticas internas en el PP arrecian ahora, a falta de un año y medio para las elecciones municipales de 2023. Suele ser el momento en el que los partidos se activan cuando un posible alcaldable resulta cuestionado y cuando se abren debates sucesorios.

Bou destacó desde el primer día como un candidato y un concejal atípico, como él mismo subraya. Es un hombre de empresa, que ha dedicado toda su vida al sector del pan, y que no está habituado a la disciplina de partido. Suele comparar la actividad política con la empresarial, y desde que llegó al ayuntamiento colisionó con la naturaleza de un mundo del que denuncia que no entraña riesgo porque nadie ve peligrar su trabajo si no obtiene resultados, a diferencia del sector privado.

Orden de la vicesecretaria del partido

Según fuentes conocedoras del asunto, Bou recibió la orden de prescindir de Barroso a través de Ana Beltrán, vicesecretaria de Organización del PP. El concejal ha mantenido hasta ahora una relación estrecha con la cúpula, en Madrid, y de hecho su aval ha sido desde el primer día el favor de Casado, en tanto que ha mantenido una relación ausente o conflictiva con el partido en Barcelona. Ejemplo de ello ha sido la distancia con el otro concejal del PP en el consistorio barcelonés, Óscar Ramírez, aunque ahora Bou sostiene que esta es más bien cordial. Fuentes cercanas al concejal niegan haber recibido la orden de Casado y sostienen que no tienen intención de dimitir.

La presencia de Barroso causa malestar en las filas del PP por su pasado cercano al Gobierno de Nicolás Maduro, según publicó ayer 'El Mundo', que situó al exmilitar detrás de algunas decisiones de Bou que han generado protestas de los populares barceloneses en los últimos años. Entre ellas destaca la de despedir a varias personas vinculadas con el grupo en el ayuntamiento en contra del criterio del partido.

Primero echó a dos asesores que compartían una plaza entera de asesor. Uno era Alfredo Bergua, que trabajaba en el grupo desde el 2007 Era responsable de Seguridad, Deportes y Cultura y es vicesecretario de Comunicación del PP de Barcelona. El otro, Miguel Raposo, presidente del PP de Gràcia y coordinador de distritos del partido. Joan Castelló, jefe de comunicación del PP en el ayuntamiento desde 2007, que trabajaba allí desde2004, fue despido en marzo de 2020.

El logro de Bou

Pese a los problemas de convivencia, nadie en el PP niega a Bou un mérito de envergadura: admiten que fue su carácter y su campaña electoral la que permitió que los populares mantuvieran su representación en el ayuntamiento cuando esta peligraba sobremanera. Por 45 votos no se quedó fuera del consistorio la lista de Bou, lo que hubiera sido un mazazo terrible a la marca popular.

Compartir el artículo

stats