Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Gobierno

Sánchez sopesa que Lastra deje la portavocía para volcarse en el partido

El PSOE presenta este sábado la ponencia-marco de su próximo congreso federal, que buscará reforzar la movilización de cara a las elecciones

Sánchez junto a Adriana Lastra y Cristina Narbona.

Sánchez junto a Adriana Lastra y Cristina Narbona.

Adriana Lastra podría terminar asumiendo después del Congreso Federal el mando total del PSOE con el cometido de mantener engrasado el partido para las próximas elecciones autonómicas y generales. A cambio, quedaría liberada de las funciones como portavoz en el Congreso y tendría sobre sus hombros la tutela firme de la organización, que hasta ahora había descansado de manera más autónoma en José Luis Ábalos. Esa es una de las hipótesis que circulan entre dirigentes del PSOE, si bien lo cierto es que nadie conoce qué planes tiene Pedro Sánchez ante el proceso de rearme del partido que se espera tras el congreso federal. Si algo ha demostrado Sánchez tras la última reorganización de su gabinete es su capacidad para sorprender a los propios e incluso prescindir de sus más próximos para perseguir los objetivos que considera más inmediatos.

Las elecciones de Madrid marcaron un antes y un después en la percepción de Pedro Sánchez sobre la fortaleza exclusiva de la acción de gobierno a la hora de ganar en las urnas. Precisamente la victoria arrolladora de la popular Isabel Díaz Ayuso abrió en el PSOE una crisis: no basta, como consideraba el exjefe de gabinete de Pedro Sánchez, Iván Redondo, con los mensajes del Ejecutivo, sino que la movilización del partido es esencial.

Gran parte de los líderes territoriales del PSOE interpretan, precisamente, que algunos nombramientos de Pedro Sánchez en el nuevo Consejo de Ministros buscan establecer nuevos liderazgos autonómicos de cara a las próximas elecciones. Con esa mirada puesta en las citas electorales que vienen, la capacidad de movilización del partido se convierte en un elemento clave.

Adriana Lastra, una de las personas más próximas a Pedro Sánchez y que formó parte del núcleo duro que animó al hoy Presidente a retomar la batalla por el control del partido tras haber dimitido, ha sobrevivido a la remodelación que ha llevado a cabo el líder socialista, si bien se centraba únicamente en el Gobierno. Pero tras la inesperada salida de Ábalos, Adriana Lastra tiene el camino libre para convertirse en quien tome plenamente el timón del partido para tenerlo a punto en las próximas elecciones.

En medios socialistas se especula con la posibilidad de que tras el congreso federal Pedro Sánchez, cuya ponencia-marco se presenta hoy, ejecute también una reorganización de las portavocías en el Congreso y el Senado para afrontar la segunda mitad del mandato, y que Adriana Lastra salga reforzada internamente como el referente del partido. A esta hipótesis contribuye la sustitución pendiente de Rafael Simancas como secretario del grupo socialista en el Congreso y la necesidad de designar portavoz en el Senado tras el salto de Ander Gil a la presidencia de la Cámara Alta en sustitución de Pilar Llop, nueva ministra de Justicia. En todo caso, las incógnitas no se despejarán hasta después del congreso federal, previsto para los días 15, 16 17 de octubre en Valencia.

Compartir el artículo

stats