Un joven ilicitano de 18 años fue trasladado este pasado fin de semana a la Unidad de Cuidados Intensivos (UCI) del Hospital General de Elche tras agravarse su situación después de contagiarse de covid-19 en uno de los viajes fin de curso a Mallorca, este mismo mes después de las pruebas de la EBAU, según ha confirmado este diario de fuentes sanitarias. Se da la circunstancia de que es el único paciente con el virus ingresado a día de hoy en los dos centros sanitarios ilicitanos, el General y el Vinalopó.

La Conselleria de Sanidad se ha negado, a petición de este diario, a facilitar información alguna sobre cómo está tratando los más de treinta casos de jóvenes estudiantes de Elche que se contagiaron en un viaje a Mallorca, algunas fuentes sostienen que ya son mucho más y que el número de personas confinadas supera de largo el centenar sólo entre familiares directos. Se da la circunstancia de que en otros viajes organizados por estudiantes de bachillerato en la provincia, en días posteriores, las familias están procediendo a autoconfinamiento del joven y a solicitar pruebas PCR para descartar que haya vuelto contagiado, lo que se está realizando en los centros de salud, pero de ello la Conselleria de Sanidad se niega a facilitar información.

El "no brote"

El pasado lunes 21 de junio la Conselleria de Sanidad, a petición de este periódico, negó a este diario acceso a cualquier tipo de información sobre los primeros casos, que entonces eran una docena, argumentando que era un brote con origen en Mallorca y que, por lo tanto, ni siquiera iban a notificarlo como tal y así fue porque no aparecía en la nota que diariamente hace pública el departamento que dirige Ana Barceló y en la cual se detallan todos los brotes en la Comunidad. Un día o dos antes, el centro de salud de Altabix, donde se realizan las pruebas PCR, había descubierto ya al menos seis positivos entre jóvenes ilicitanos que contaban todos la misma historia: había acudido a un viaje a Mallorca junto a una veintena de compañeros y todos estaban contagiados. Todos eran del mismo centro educativo, aunque éste nada tenía que ver con la organización del viaje. Fue el trabajo de rastreo el que permitió aportar esta información a Salud Pública, aunque para la Conselleria de Sanidad, "no es un brote en la Comunidad", insistía.

El diario, ese lunes, contrastó que había más centros educativos con alumnos contagiados en Elche, todos ellos estudiantes de Primero o de Segundo de Bachillerato, que habían participado en estos viajes a las Islas Baleares. Los institutos de Elche supieron de ello porque algunos de los que participaron en los mismos tenían algunas asignaturas pendientes y tenían que examinarse ese mismo día y en los venideros, pero como estaban contagiados solicitaban realizarlo de forma telemática. Los profesores se encontraron con un problema grave que tenían que resolver y a contrarreloj. Además, tienen la sospecha de que algún alumno pudo realizar las pruebas de recuperación estando enfermo para no perder la oportunidad y perder un año. En cualquier caso, las pruebas se realizaron cumpliendo los protocolos de seguridad. Estos alumnos les aseguraron que "en hoteles de Mallorca se iba sin mascarilla", lo cual tiene la lógica de que una buena parte del tiempo se pasaba en las piscinas o bien consumiendo pues tenían barra libre.

El martes, la Conselleria de Sanidad, sí incluyó en su nota diaria que había 32 contagiados a la vuelta de viajes de estudios a Mallorca "en su mayoría", explicó una fuente a INFORMACIÓN, "de Elche". Es decir, el martes el departamento que dirige Barceló sí le pareció un hecho informativamente relevante y lo incluyó. A esa hora, otras comunidades, como Madrid, Murcia o Cataluña, comenzaban a detectar a jóvenes contagiados con el mismo origen: las Islas Baleares. A día de hoy son cientos distribuidos por todo el país mientras el concepto macrocontagios ha comenzado a acuñarse cuando todos pensábamos que se estaba superando esta terrible pandemia. El hecho de que la mayoría de jóvenes pasen la enfermedad sin síntomas ha hecho que apenas sea detectable. Lo que ha ocurrido con el joven ingresado en una UCI en Elche demuestra que todo tiene excepciones y que el virus, en algunos casos, puede matar o dejar terribles secuelas que tardan meses en desaparecer.

Este lunes, la Conselleria de Sanidad ha rechazado informar sobre qué está haciendo para controlar el brote, cuántas personas están confinadas o sí se están dando altas, pero ha seguido creciendo y extendiéndose por la provincia. Todos los viajes estaban organizados por los propios jóvenes o por agencias, principalmente de València, que tienen exclusividad con hoteles, desde hace años, para organizar traslados desde Denia a Mallorca, abaratando costes, y de allí distribuir a los estudiantes por hoteles. Han pasado los exámenes, han acabado su etapa en los centros educativos de medias y llega la universidad. Se celebra en los propios hoteles, con barra libre en muchos casos, salidas organizadas y ningún control, pese a que buena parte de ellos aún son menores de 18 años. Los centros educativos nada tienen que ver. De hecho, las agencias llegan a ofrecer a los padres que les parece un importante gasto la oportunidad de financiarlo a través de papeles que, directamente, les regalan. Los premios son de bajo coste y el número de papeletas es de 100.000.