El Rey Felipe VI, el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, y el de la Generalitat de Cataluña, Pere Aragonès, han compartido mesa este domingo en la cena de inauguración del Mobile World Congress (MWC), aunque el dirigente catalán ha rechazado participar en el saludo previo al monarca.

La imagen de los tres en torno a una misma mesa, junto a la alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, "simboliza una unión por el bien superior de todos, que es el de los ciudadanos", ha destacado Sánchez en el Recinto de Montujuic de la Fira de la capital catalana.

"La cooperación institucional y la unidad de acción son el camino fértil para levantar un país", ha asegurado Sánchez en su llamamiento a la unidad en la nueva etapa de diálogo abierta entre el Gobierno y la Generalitat, marcada por la concesión de los indultos a los líderes independentistas catalanes en prisión.

Es la segunda ocasión en dos semanas en la que Felipe VI y Aragonès coinciden en Barcelona después de que participaran en una recepción del foro del Cercle d'Economía.

En aquella cita, el jefe del Govern se negó a asistir a la cena, pero saludó antes al monarca y se fotografió con él.

En la apertura del Mobile, Aragonès ha rechazado participar en el saludo protocolario, aunque en el cóctel ha conversado brevemente con el Rey y se han sentado a la misma mesa, una secuencia similar a la que protagonizó el anterior presidente de la Generalitat, Quim Torra, en la anterior edición del MWC en 2019.

El Rey ha estado flanqueado por Sánchez y Mats Granryd, director general de GSMA, la organizadora de la feria, y al costado de estos se han situado Aragonès y Colau, respectivamente, en un ambiente que transmitía cordialidad.

Sánchez destaca la "una unión por el bien superior de todos"

Sánchez ha destacado en su discurso la fotografía de todas las instituciones juntas, "simbolizando una unión por el bien superior de todos, que es el de los ciudadanos a los que representamos y, sobre todo y ante todo, a los que servimos".

"A los que les une un mismo deseo de una recuperación económica fuerte, robusta y justa, que tiene que ser verde, digital e inclusiva. Será más fuerte aún cuando predominen los valores de cohesión y unión. Hagámoslo juntos y juntas", ha animado el jefe del Ejecutivo, quien el próximo martes mantendrá su primera reunión con Aragonès en el Palacio de la Moncloa.

Tanto Sánchez como el Rey han subrayado el compromiso de todas las administraciones y empresas de que el Mobile se siga celebrando en Barcelona más allá de 2024, fecha comprometida por ahora por la organización.

Felipe VI ha centrado su discurso en destacar la fortaleza que tiene España ante la fase de recuperación al ser "un destino de verdadera garantía" por su capacidad empresarial, turística y tecnológica.

Felipe VI se congratula por la recuperación del Mobile World Congress en Barcelona Agencia ATLAS | Foto: EFE

"España es un gran lugar para visitar, divertirse y trabajar para quien busca una sociedad estable, flexible y dinámica", ha aseverado don Felipe.

Como ejemplo de este potencial, ha puesto a Cataluña y a Barcelona, "una ciudad reconocida internacionalmente por su importancia cultural, financiera, comercial turística y de innovación.

"Centro tecnológico del sur de Europa, es una ciudad mediterránea y cosmopolita y auténtico motor de Cataluña", ha elogiado el monarca en su discurso en castellano, inglés y catalán.

Aragonès ha dicho que confía en que el proceso de digitalización que vive el mundo y que ejemplifica el Mobile sirva "para cohesionar la sociedad" y "mejorar la vida de las personas" en vez de "aumentar las desigualdades".

Apertura de la feria

Según el jefe del Govern, que este lunes volverá a estar con el Rey y Sánchez en la apertura de la feria, se ha hecho un gran esfuerzo para "volver a la normalidad", pero "la pandemia ha provocado un cambio de época, de valores y de la idea misma de la vida, y esto tiene un impacto para todos".

En la cena, han estado presentes la vicepresidenta segunda y ministra de Asuntos Económicos, Nadia Calviño, y la de Industria, Comercio y Turismo, Reyes Maroto, así como directivos de grandes empresas tecnológicas, como el presidente de Telefónica, José María Álvarez-Pallete.

Por parte de la Generalitat, han acompañado a Aragonès el vicepresidente, Jordi Puigneró, y el conseller de Empresa, Roger Torrent.

Un centenar de personas, convocadas por los autodenominados Comités de Defensa de la República (CDR), se han congregado en el exterior de la Fira de Barcelona para protestar contra la visita de Felipe VI, a quien han gritado "Fuera el Borbón" y "Cataluña no tiene Rey".