Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Entrevista al presidente de la Generalitat Valenciana

Ximo Puig: "El 'procés' invisible de Madrid genera muchos virus de resistencia a España"

Entrevista al presidente de la Generalitat Valenciana, Ximo Puig

El presidente de la Generalitat Valenciana, Ximo Puig (Morella, 1959), ha participado esta semana en Barcelona en un coloquio en el Círculo de Economía con varios homólogos de distinto color político, pero todos de autonomías periféricas. Más allá de diferencias y matices, todos se unieron contra las tentaciones centralistas. El barón socialista valenciano es una de las voces que denuncia con más fuerza desde hace tiempo la centrifugación de recursos que ejerce la Comunidad de Madrid en detrimento del resto de territorios.

Ha visitado Barcelona en vísperas de los indultos a los presos del 'procés' y de la reactivación de la mesa de diálogo. Con las posiciones que estamos oyendo, ¿teme que el debate sobre el modelo territorial vuelva a polarizarse?

No hay otra vía que el diálogo. El debate territorial no es simplemente Cataluña, hay una necesidad de una nueva articulación del Estado. Tenemos que ir a un Estado federal aunque no quieran llamarle federal. Si el problema es el nombre, que se le llame de otra manera, pero que tenga un efecto federal. El Estado de las autonomías necesita un ‘aggiornamento’ que acabe con las dobles velocidades que existen.

El PSOE logró pactar en 2013 una declaración a favor de una reforma federal del Estado. Ocho años después y con un presidente socialista en la Moncloa, no vemos indicios de esa reforma. ¿Ha llegado el momento de que Pedro Sánchez emprenda ese camino?

Se ha avanzado ya por la vía de los hechos. De lo que se trata ahora es de hacer una transición hacia un Estado federal que estabilice los mecanismos de cooperación: una conferencia de presidentes consolidada y con normas; unas conferencias sectoriales con los ministerios de la misma manera; un Senado que puede avanzar hacia una Cámara territorial sin necesidad de reformar la Constitución…

Entre el modelo marcadamente liberal del Madrid de Isabel Díaz Ayuso y la 'hostilidad' multilateral del Govern catalán, ¿qué papel puede jugar la Comunitat Valenciana?

España no puede convertirse en una mesa de pimpón entre Cataluña y Madrid. La arquitectura institucional tiene que cambiar y hay cosas que no requieren una reforma de la Constitución. Por ejemplo, no tiene sentido que todas las instituciones del Estado estén ubicadas en Madrid. Hasta el Instituto Oceanográfico está en Madrid. No tiene ningún sentido que la mitad de las provincias españolas tengan menos afiliados a la Seguridad Social que empleados públicos de la Administración General del Estado tiene la Comunidad de Madrid. Por tanto, más allá del modelo de financiación, es urgente acabar con la centrifugación que existe a favor de Madrid. Este ‘procés’ invisible de Madrid genera muchos virus de resistencia a España.

"Tenemos que ir a un Estado federal aunque no quieran llamarle federal"

decoration

Parece que Sánchez no le hace mucho caso con la reforma de la financiación autonómica, tan necesaria para la Comunitat Valenciana y para Cataluña. ¿Echa de menos más implicación del Gobierno en este asunto?

La Comunitat Valenciana es, sin duda, la que está peor. Pero es una urgencia para toda España. Hay que garantizar la suficiencia financiera después de que la pandemia haya resentido el Estado del bienestar. El reparto de los recursos tiene que basarse en la igualdad de las personas, porque la asimetría actual no genera igualdad. Hemos avanzado por la vía de los hechos, pero hay que acelerar este proceso.

¿El 'procés' independentista ha beneficiado a la Comunitat Valenciana en términos económicos? ¿Ha habido ‘sorpasso’ valenciano a la economía catalana?

No me gusta hablar en esos parámetros porque si Cataluña tiene una situación inestable, eso acaba afectando a toda la economía española. Es cierto que ha visibilizado una Comunitat Valenciana que tenía un marco de estabilidad y ha generado confianza y oportunidades a muchas empresas. Pero es compatible con una Cataluña estable que participe de un proyecto común.

Compartir el artículo

stats