Suscríbete

Diario de Mallorca

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Crisis del coronavirus

Rusia negocia producir en Pontevedra 10 millones de dosis de su vacuna desde verano

El Gobierno de Putin ya cerró un acuerdo con una firma en Italia | Busca producir 100 millones de antígenos para la Unión Europea, a la espera del visto bueno de Bruselas

Un empleado, en las instalaciones de Zendal en O Porriño.

Rusia negocia con la farmaceútica Zendal la producción de su vacuna contra el COVID-19. Los planes de las autoridades moscovitas pasan por iniciar la fabricación a partir del verano y que desde Porriño salgan más de diez millones de dosis al mes, según ha podido saber este diario en fuentes próximas a las conversaciones para sellar un acuerdo. La intención del Gobierno de Putin es lograr la autorización de Europa para comercializar la vacuna en suelo comunitario y suministrarle dosis a partir del segundo semestre del año.

La empresa con sede en Porriño se limitó ayer a asegurar que están recibiendo “muchas ofertas y propuestas” porque es la única empresa de España y una de las pocas de Europa autorizadas para producir vacunas de uso en humanos, y todas “las negociaciones son confidenciales”. No quiso avanzar nada más, pues solo anuncian los acuerdos cuando están cerrados.

La Embajada rusa en España lanzaba la noticia vía Twitter este miércoles a mediodía: “La empresa IberAtlantic se encuentra en un proceso de negociación con el Fondo Ruso de Inversión Directa y la biofarmacéutica Zendal busca de un acuerdo para producir la vacuna Sputnik V en los laboratorios de esta corporación en Galicia”.

La empresa IberAtlantic, cuyo consejero delegado es el empresario gallego Pedro Mouriño, actúa como intermediaria entre el fondo ruso, que es propiedad del Estado, y la farmacéutica. Ya la semana pasada Mouriño, que también es cónsul honorario de Rusia en Galicia, adelantaba a FARO que existe una “estrecha colaboración” con Zendal para la producción de la vacuna rusa Sputnik V en Porriño.

“Puede haber muy buenas noticias para Galicia y para España en las próximas semanas, es un proceso que aún está abierto”, avanzaba entonces. “Estamos hablando de un contrato de cientos de millones de euros”, apuntaba.

Ahora la embajada de Rusia en España hace oficial las negociaciones con Zendal, que ya produce la vacuna de Novavax. Unas negociaciones, que, según fuentes próximas a las mismas, no están cerradas. Hay conversaciones desde hace meses y además están muy avanzadas, pero el acuerdo todavía no está hecho.

El Gobierno español, además, tendría conocimiento de los contactos de Rusia con Zendal y con IberAtlantic, de intermediaria. ¿Por qué? Porque el 26 de febrero hubo una reunión de la Comisión Intergubernamental Hispano-Rusa, que se reúne cada dos años, para impulsar la cooperación.

En ese encuentro telemático, Alexander Novak, viceprimerministro de Rusia, sacó el tema a colación ante la ministra de Industria y Comercio, Reyes Maroto, y la directora General de Comercio Internacional e Inversiones, Mari Paz Ramos Resa. Trasladó la predisposición de Rusia a fabricar en suelo español la Sputnik y lo avanzadas que iban las conversaciones con Zendal e IberAtlantic.

La Embajada rusa emitió aquel día un comunicado dando cuenta de la sesión trabajo, en la que se decía que Rusia “planteó el tema de la posible interacción en el campo de la vacunación anti-COVID”.

Para que se pueda producir la vacuna rusa en España, la la Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios (AEMPS) tendría que dar su permiso.

Kiril Dmitriev, responsable del fondo soberano ruso que se encarga del desarrollo y exportación de la vacuna, ya adelantaba el lunes en declaraciones a una televisión rusa, acuerdos para producir dosis de Sputnik V en España, Italia, Francia y Alemania. Sin más detalles. Posteriormente, la Cámara de Comercio italo-rusa anunciaba que la empresa suiza Adienne Pharma&Biotch produciría en su factoría italiana 10 millones de dosis de la vacuna antes de finales de 2021 y empezaría a producir el antígeno ruso a partir de julio. El acuerdo incluye que si la vacuna rusa no consigue la autorización de Europa para su uso esas dosis se exportarán fuera de la UE.

Rusia ha ofrecido a Bruselas la posibilidad de vacunar hasta a “50 millones de europeos a partir de junio de 2021” , si finalmente la Agencia Europea del Medicamento (EMA, por sus siglas en inglés) aprueba su vacuna.La EMA inició la semana pasada el proceso de estudio para decidir su autoriza o no el antígeno. La vacuna de Sputnik es como la de Pfizer obliga a dos dosis.

¿Por qué Rusia quiere fabricar su vacuna en España o en Italia, donde ya ha llegado a un acuerdo? Porque la UE exige para comprar una vacuna que se produzca en condiciones GMP, sello europeo que garantiza la calidad, eficacia y seguridad de las vacunas. Las fábricas europeas que producen vacunas, entre ellas de O Porriño, lo tienen. Lograr la certificación fuera de la UE es muy complicado.

Además negocia con más de una fábrica porque debe buscar quienes le produzcan unos cien millones de dosis. En todo caso, si la EMA finalmente rechaza la fórmula rusa para inmunizar a los europeos, existen la opción de exportar las dosis fuera de Europa.

La vacuna Sputnik ya está autorizada en 48 países, y tres de ellos son países comunitarios. Hungría, Eslovaquia y la República Checa ya han aprobado su uso sin esperar al veredicto de la EMA.

Compartir el artículo

stats