La vicepresidenta primera del Gobierno, Carmen Calvo, ha expresado su confianza en llegar a un acuerdo con el socio de Gobierno, Unidas Podemos, sobre el texto de la llamada 'ley trans', pero ha admitido sus dudas sobre la autodeterminación de género.

"Me preocupa fundamentalmente la idea de pensar que se elige el género sin más que la mera voluntad o el deseo, poniendo en riesgo los criterios de identidad del resto de los 47 millones de españoles; eso tiene que tener unas garantías", ha indicado Calvo en una entrevista en Cadena Ser Catalunya recogida por Europa Press.

En este sentido, y sobre el hecho de que menores de 16 años puedan cambiar de sexo sin un informe médico, Calvo ha precisado que la dificultad no es sólo la de la edad, sino "el hecho de generar nuevos derechos que tienen que entrar a funcionar con otros existentes".

"No es solo la edad, y los asuntos relativos a los menores tienen que estar particularmente protegidos, pero el problema es que los derechos nunca son absolutos en democracia, siempre tienen límites, todos tienen perfiles de colisión con otros", ha indicado la vicepresidenta, quien ha admitido que su preocupación "por los conceptos con los que se va a trabajar".

Carmen Calvo ha rechazado que el proyecto de ley que defiende Unidas Podemos esté mal fundamentado, pero ha insistido en que "se trata de un tema delicado e importante en el que hay un colectivo que demanda protección y un avance de derechos que hay que entender".

Asimismo, ha puesto en valor la experiencia del PSOE en la aprobación de leyes en materia de igualdad. "Todas las leyes de igualdad que se han hecho en este país las ha hecho el PSOE, todas han sido recurridas por la derecha y todas han pasado la prueba de del Tribunal Constitucional que ha dado por bueno el desarrollo realizado al decir que está bien interpretada la Constitución Española y que jurídicamente se ha hecho bien, porque no se ha incurrido en inconstitucionalidad", ha añadido

"Eso es lo que quiere hacer el PSOE de la mano de su socio Unidas Podemos", ha añadido Calvo en relación a la 'ley trans' y ha pedido que "no se convierta una ventana de avance de los derechos en una especie de quimera". Ha insistido, además, en la importancia de legislar con "seguridad jurídica y calidad normativa".

"Son leyes que tienen que ser muy escrupulosas porque afectan a aspectos nucleares de los ciudadanos y con la seguridad jurídica suficiente para que los nuevos derechos no suponga ningún tipo de merma para los preexistentes", ha añadido la vicepresidenta, quien ha advertido de lo ocurrido en otros países en los que "ha habido avances y luego han tenido que volver atrás". Y, sobre las diferencias con Unidas Podemos, ha asegurado "no estar preocupada por ellas, sino "porque se resuelvan bien".

Finalmente, ha defendido al movimiento feminista que "hace su trabajo que es el de seguir bregando por el avance de los derechos de las mujeres en democracia".

Contra el Ministerio de Igualdad

Por su parte, Unidas Podemos ha atribuido este jueves el debate en torno a la autodeterminación de género en la futura ley trans a su presencia en el Gobierno y "en concreto en el Ministerio de Igualdad" y ha censurado los argumentos "crueles y agresivos" contra el colectivo.

El portavoz de Unidas Podemos en el Congreso, Pablo Echenique, ha recordado que en 2019 la Cámara llegó a un acuerdo entre "muchísimas fuerzas políticas", incluido su socio, el PSOE, y "hasta el PP" sobre la autodeterminación de género en los mismos términos que prevé el borrador de la ley.

"Nos lleva a preguntarnos si a lo mejor este debate no tiene que ver con que Unidas Podemos esté en el Gobierno y en concreto en el Ministerio de Igualdad", ha cuestionado Echenique aludiendo al cambio de postura en el PSOE, que ayer se desmarcó del borrador.

El texto en el que trabaja Igualdad incluye la despatologización de la transexualidad, lo que implica no exigir informes médicos para cambiar de sexo en el registro, y reconoce la autodeterminación de género también para los menores a partir de los 16 años.

Echenique ha señalado además en rueda de prensa que continúan los debates con su socio de coalición, que espera que lleguen a "buen puerto".

Y ha apuntado que "duele" escuchar "argumentos enormemente crueles y enormemente agresivos" contra el colectivo de personas trans que es "víctima de una enorme discriminación", tiene "muy difícil llevar a cabo ese tránsito" y sufre "altísimas tasas de precariedad y desempleo".

Por su parte el portavoz de Cs en el Congreso, Edmundo Bal, ha señalado que se debe estudiar el proyecto para ver "si existe el justo equilibrio para el reconocimiento de las personas que integran este colectivo".

Y ha reclamado que el Gobierno se ponga de acuerdo para no someter a un "espectáculo lamentable" a personas que están en una situación "penosa y de vulnerabilidad" de un colectivo que está discriminado y del que forman parte también los menores.

Dimisión

Por su parte, la Federación Plataforma Trans ha pedido la dimisión de la vicepresidenta al considerar inaceptables y frívolas las declaraciones sobre el borrador de ley trans.

La vicepresidenta del Ejecutivo, que es también responsable de Igualdad del PSOE, ha indicado que este punto puede poner en riesgo los criterios de identidad de 47 millones de españoles y ha recalcado que sus discrepancias con el proyecto redactado en el Ministerio de Igualdad no están en los detalles, sino en conceptos de fondo.

Desde la Federación Plataforma Trans consideran una frivolidad "que la identidad de las personas trans se sitúe en el deseo o capricho" y no como "una realidad histórica presente, tangible e incuestionable".

"Nos parece gravísimo señalarnos como un riesgo o peligro para toda la ciudadanía, en esta afirmación subyace el estigma sobre una población vulnerable que es puesta en la diana para ser combatida como un peligro para la sociedad", ha añadido esta federación.

La Federación Plataforma Trans ha exigido a Calvo que rectifique estas declaraciones y, de no hacerlo, ha solicitado que dimita.

"Es extremadamente grave que desde un cargo público de la magnitud que supone la segunda figura más importante del Gobierno Español, se sitúe el derecho a la identidad de las personas trans en el ámbito del capricho y se nos señale como peligrosos sociales, extremos que creíamos superados finalizado el franquismo", ha aseverado la presidenta de la federación, Mar Cambrollé.