El Congreso ha autorizado este jueves al Gobierno a decretar una segunda prorroga, hasta el 26 de abril, del estado de alarma en vigor desde el 14 de marzo, aunque dos partidos se han opuesto, cada uno por razones diferentes: Vox y la CUP. Un total de 270 votos a favor han avalado la autorización, en tanto que los noes han sido 54, los 52 de Vox y los dos de la formación independentista catalana.

Así pues, el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, ha dado este jueves por hecho que dentro de quince días tendrá que volver al Congreso para prorrogar el estado de alarma porque "no habremos puesto fin a la pandemia del coronavirus".

Sánchez, por otro lado, ha reconocido que en este momento de confinamiento la mayor parte de los contagios se están produciendo en los hogares, no fuera de ellos, y por eso hay que complementar con otro tipo de medidas que no ha especificado. En su réplica a los grupos en el pleno del Congreso que debate la segunda prolongación del estado de alarma, el jefe del Ejecutivo ha respondido así al diputado de Bildu, Oskar Matute, que ha criticado que el Gobierno acuda cada quince días a la Cámara Baja a prorrogar el decreto.

Sánchez ha explicado que no pide un decreto de un mes porque entonces la oposición le diría que se quiere "saltar el Parlamento". "Prefiero venir cada quince días", ha dicho. Ha insistido en que está "convencido" de que habrá una nueva prórroga pero "si no fuese así sería porque las cosas han mejorado de forma sustancial".

Sánchez se ha reafirmado en la idea que ya dio en su comparecencia de prensa del pasado 4 de abril, cuando advirtió de que el Gobierno prevé prorrogar el estado de alarma más allá del 25 de abril aunque no será igual que ahora, sino que espera que se pueda recuperar "algo" de vida personal, económica y social.

Votos presenciales y telemáticos

Durante la votación, la mezcla de votos telemáticos y presenciales ha propiciado una mayoría aún muy holgada a favor de prorrogar por segunda vez el estado de alarma para contener el avance del coronavirus, lo que provocará que los ciudadanos estén confinados en sus casas casi mes y medio.

Al PSOE y a Unidas Podemos se han unido en el sí el PP, Cs, PNV y partidos minoritarios, lo que, no obstante, no ha evitado las críticas de la mayoría de estos, tal y como se ha comprobado durante el debate previo.

El Congreso aprueba la prórroga del estado de alarma hasta el 26 de abril. / Agencia ATLAS | EFE

Sólo un partido se ha desmarcado del amplio abanico parlamentario que avaló la primera prórroga: Vox se ha decantado este jueves por el no, y su líder Santiago Abascal ha vuelto a pedir la dimisión en bloque del Gobierno de Pedro Sánchez.

Las abstenciones han procedido del independentismo catalán y vasco que representan ERC, JxCat y EH Bildu, así como del soberanismo gallego del BNG.

Una vez cumplido este trámite, que regulan la Constitución y el reglamento del Congreso, el Consejo de Ministros procederá este viernes, en reunión extraordinaria, a decretar la prórroga, que se unirá a la ya vigente hasta que acabe la jornada del 11 de abril.

Aunque la carta magna, salvo el plazo inicial de 15 días, no define las duraciones de las prórrogas, el presidente ha avanzado este mismo jueves que volverá dentro de dos semanas a la Cámara Baja para pedir una tercera ampliación del estado de alarma, lo que alargaría éste hasta el 10 de mayo, si bien podrían cambiarse algunas condiciones actuales si la evolución de la pandemia así lo aconseja.

"De buena fe"

En el pleno de este jueves, Sánchez ha señalado que en el proceso de "desescalada" ha ofrecido a los presidentes autonómicos compartir decisiones, y ha lamentado que se critique al Ejecutivo por prever escenarios, como hizo al pedir un mapa de infraestructuras posibles para aislar a asintomáticos, y al mismo tiempo se le acuse de improvisar. "O una cosa o la otra", ha dicho.

Ha insistido en que el Gobierno "actúa de buena fe" en un escenario de "extraordinaria complejidad e incertidumbre" y no aspira a que la oposición le apoye pero sí que al menos "empaticen" ante el desconocimiento que hay, incluso por la ciencia, sobre cómo actuar ante un virus nuevo.

Sánchez propone reunir a los grupos la semana que viene y anuncia una nueva prórroga. / Agencia ATLAS | EFE

Así pues, Pedro Sánchez, ha pedido a los partidos unidad y que desplieguen su influencia con sus partidos hermanos en la Unión Europea para seguir adoptando las medidas necesarias contra la emergencia sanitaria y también para superar la crisis económica que se ha generado.

Ha expuesto las medidas adoptadas hasta el momento y ha anunciado que el Gobierno está preparando un plan para ir desmantelando progresivamente las medidas de confinamiento que se están aplicando. Para ello, ha dicho que en esa planificación hay un equipo multidisciplinar que está diseñando la reactivación progresiva.

En este sentido, ha explicado que los científicos que asesoran al Gobinero han establecido varios marcadores que fijarán el ritmo de retorno en función del ritmo de los contagios. Por ello, ha señalado que "cada avance semanal hará posible la apertura de espacios".

Y ha añadido que cada avance vendrá seguido de una "nueva normalidad", pero ha dejado claro que ésta "solo será plena cuando el mundo disponga de vacuna eficaz". Por ello, todos los pasos han de ser "escalonados y muy cautelosos". Y para llevar a cabo este proceso ha apelado a la responsabilidad colectiva de la oposición a quien ha pedido "unidad y lealtad". Y en esta tarea para vencer al virus y comenzar la recuperación ha pedido también a los partidos que utilicen sus contactos con los partidos europeos para que la Unión Europea alcance un acuerdo para la reconstrucción tras la pandemia.

"No merece el apoyo de la oposición"

El líder del PP, Pablo Casado, ha acusado al jefe del Ejecutivo, Pedro Sánchez, y a la portavoz del Grupo Socialista, Adriana Lastra, de dedicar sus intervenciones en el Congreso a "insultar y difamar" al Partido Popular y ha pedido al Gobierno que "no mienta más" y deje el "trampantojo" de los Pactos de la Moncloa. A su entender, la sesión plenaria ha evidenciado que Sánchez "no merece el apoyo de la oposición" porque "sus mentiras, su arrogancia y su incompetencia son un cóctel explosivo para España".

En su réplica a Sánchez durante el debate celebrado en el Pleno de la Cámara Baja para prorrogar al estado de alarma hasta el próximo 26 de abril, Casado ha preguntado a Sánchez si tras estos duros discursos realmente quiere el apoyo de su formación. "Su portavoz y usted han querido volar todos los puentes de colaboración con el PP", le ha espetado.

Por eso, ha pedido al Gobierno que "deje ya el trampantojo" de los Pactos de la Moncloa que, en su opinión, "hoy mismo han volatizado por los aires". "Pienso que a Lastra no le ha dado más tiempo a insultarnos más. Ha llegado a decir que usamos a las víctimas y que tiramos piedras en los tejados de los profesionales sanitarios", ha asegurado.

Casado amenaza a Sánchez con no apoyar el estado de alarma y Lastra le pide que tenga "el lomo más duro". / Agencia ATLAS | EFE

El impacto de las medidas

El Gobierno ha cuantificado en 128.288 millones de euros el impacto económico de todas las medidas adoptadas ante la emergencia provocada por la expansión del virus Covid-19, según ha detallado este jueves en el Congreso el presidente Pedro Sánchez.

De este importe, 119.000 millones de euros se dirigen a medidas económicas, 4.600 millones a cuestiones sanitarias, 3.400 millones a medidas laborales y más de 1.100 millones a medidas de carácter social. De todas las medidas, Sánchez ha recordado la apertura de una línea de avales de 20.000 millones de euros desde el Instituto de Crédito Oficial (ICO), anunciando una segunda línea de otros 20.000 millones para el Consejo de Ministros extraordinario previsto para mañana, destinada en exclusiva a pymes y autónomos.

Según las estimaciones, más de 1,3 millones de empresas y autónomos se beneficiarán de esta línea de avales públicos, dirigida a garantizar la liquidez de los negocios, y un total de 130.000 empresas de la ampliación del límite de endeudamiento hasta 10.000 millones de euros, para aumentar las líneas de financiación. "Queremos que todas las actividades que son perfectamente viables, pero que están teniendo dificultades transitorias, puedan superar este bache, que es temporal, y puedan continuar con su actividad", ha subrayado Sánchez.

Por otro lado, el presidente del Gobierno ha detallado que más de 850.000 autónomos ya han solicitado la prestación extraordinaria por cese de actividad aprobada por el Gobierno, habilitada para aquellos que hayan visto reducida su facturación en un 75%. Las previsiones pasan por que hasta un millón de trabajadores por cuenta propia la soliciten.

En materia del alquiler, las estimaciones del Gobierno pasan por que las medidas dirigidas a proteger a los inquilinos beneficien hasta 1,2 millones de personas, aplazando el pago de rentas en caso de dificultades económicas por esta crisis.

Por otro lado, el Ejecutivo prevé que 1.250.000 familias se beneficien de las medidas aprobadas para garantizar el suministro de energía, entre ellas la ampliación durante seis meses del bono social eléctrico, al que se podrán acoger 420.000 familias, ha dicho Sánchez.

Minuto de silencio en el Congreso por los fallecidos por el coronavirus. / Agencia ATLAS | EFE

Ingreso mínimo

Durante el debate con los grupos, Sánchez ha reconocido que, ante esta crisis, se hace necesario "redefinir paradigmas", y en este caso ha encuadrado el ingreso mínimo o renta básica, en el que trabajan la Vicepresidencia de Derechos Sociales, el Ministerio de Inclusiones, Seguridad Social y Migraciones y el Ministerio de Hacienda, ha dicho.

El presidente del Gobierno ha asegurado que el Ejecutivo está trabajando para poner en marcha "cuanto antes" este ingreso, y "con todas la cautelas", recogiendo así la petición del PNV, cuyo portavoz en el Congreso, Aitor Esteban, había pedido "respetar competencias y no destrozar lo que ya está hecho" en otras comunidades y sus rentas de inserción.

Sánchez también ha sido interpelado por los grupos a posibilitar la licitación telemática de las administraciones públicas y también a endurecer el control de las entidades financieras, ya que, tal y como ha denunciado el diputado de Compromís, Joan Baldoví, han recibido quejas de cómo se condicionan las líneas de liquidez facilitadas por el ICO a la adquisición de productos de la entidad.

El presidente del Gobierno se ha mostrado "de acuerdo en que hay que vigilar a los bancos" y ha reconocido que "es una cuestión recurrente" en la que trabaja la vicepresidenta económica, Nadia Calviño, y se ha mostrado abierto a "estudiar" este tipo de licitaciones. Baldoví ha dicho que, de eta forma la Administración contribuye a "no frenar la economía" y agilizar los procedimientos.

Unidad y vuelta a normalidad

Por otro lado, ante las peticiones de la oposición de reconsiderar la decisión de no extender las restricciones a trabajadores de sectores no esenciales, Sánchez se ha preguntado si era mejor estar "confinados todos hasta mayo o junio" y ha señalado que existen "discrepancias" entre los propios expertos, y ha defendido que "ningún país está con una hoja de ruta cierta de la eficacia de medidas de desescalada".

"Si no conocemos cómo ha afectado esta restricción, ¿por qué la levantamos?", se ha preguntado Oskar Matute, de EH-Bildu, ante un riesgo de que, al levantar estas restricciones, se corre el riesgo de empeorar el descenso de contagios. Más contundente ha sido el portavoz de ERC, Gabriel Rufián, que le ha pedido al Gobierno que "no abra la mano" y "no se deje presionar más por la patronal que por el virus".

Rufián: "No habrá Pactos de la Moncloa si no hay pactos en el País Vasco o Cataluña". / Agencia ATLAS | EFE

A toda la oposición, Sánchez ha instado a "trabajar de manera unida en el tránsito de esa normalidad" que, ha dicho, se va a recuperar "más pronto que tarde", y les ha pedido también unidad "en la reconstrucción el relanzamiento de la economía", así como en esos Pactos de Estado que, ha concluido, "evidentemente" estarán "vinculados a la reconstrucción económica y social".