07 de agosto de 2019
07.08.2019
Despacho de verano

Pedro Sánchez admite una desconfianza "recíproca" con Unidas Podemos

El presidente del Gobierno coincide con el Rey Felipe VI en la idea de evitar unas nuevas elecciones

07.08.2019 | 15:27

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, ha afirmado este miércoles que él coincide con el Rey en la percepción de que los españoles no quieren una repetición electoral, y ha asegurado que él trabajará para conseguir formar gobierno, aunque ha reconocido que, tras las negociaciones fallidas con Unidas Podemos, entre éstos y el PSOE hay una "desconfianza" que es "recíproca".

Así lo ha afirmado en una breve comparecencia tras reunirse con Felipe VI en el Palacio de Marivent, en Palma de Mallorca, un despacho al que ha llegado con casi una hora de retraso ya que antes de viajar a Palma ha programado uno de los encuentros sectoriales en los que se ha embarcado con el fin de actualizar su programa de gobierno.

Según ha informado el Palacio de la Moncloa, Sánchez le ha trasladado al Rey la necesidad de que se forme Gobierno cuanto antes, "para poder afrontar con urgencia los grandes retos a los que se enfrenta España" y le ha trasmitido su deseo de evitar la repetición de elecciones. También le ha informado de su ronda de reuniones con distintos colectivos.

{C}

Felipe VI recibe a Pedro Sánchez en el Palacio de Marivent. Agencia ATLAS / EFE


Con esas reuniones, Sánchez aspira a presentar una propuesta con el fin de recabar el "apoyo" de Unidas Podemos y, para no depender del independentismo, la abstención de PP y Ciudadanos. A éstos les ha acusado de bloquear la formación del único gobierno posible por "intereses partidarios".

Da por rechazado el Gobierno de coalición

Con Podemos, ha dicho, podría negociarse una fórmula como la que existe en Portugal -un acuerdo programático-, "un acuerdo de investidura o de legislatura", pero no una coalición de gobierno, porque los de Pablo Iglesias ya la rechazaron.

En este punto, ha recordado a Iglesias que su argumento para insistir en la coalición era su "supuesta desconfianza" en el PSOE como gobernante y le ha advertido de que, de tanto oírselo, ha terminado por desconfiar él de Podemos también. "Es recíproca esa desconfianza, y máxime cuando la investidura falló", ha remachado.

Por otro lado, ha acusado a Unidas Podemos de pretender crear "dos gobiernos en uno y no uno cohesionado y plural, y ha opinado que las declaraciones recientes de sus dirigentes demuestran que eso no ha cambiado.

Una "lectura crítica" de la investidura

"Continúa la desconfianza y su planteamiento de gobierno de compartimentación", ha constatado, para acto seguido reconocer que es evidente que "hay que buscar fórmulas". "No tiro la toalla, pero sí saco una lectura crítica de lo que ocurrió en la investidura", ha dicho Sánchez, justificando así su decisión de "empezar de cero" y hacerlo "por los contenidos".

Según ha dicho, todos su interlocutores han expresado "la petición urgente de la constitución de un gobierno ya", porque hay muchos problemas que resolver con urgencia. Lo que no se puede, ha abundado, es "fiar la buena marcha de la economía y la creación de empleo al ciclo económico", sino que será necesario hacer reformas, y para eso es necesario un gobierno en plenitud de funciones.

Esta ha sido la primera comparecencia de Sánchez desde que el jefe de Estado manifestó públicamente que lo mejor sería encontrar una solución antes de que se tengan que convocar elecciones. A juicio del líder socialista, el Rey expresó "con mucho acierto" lo que quieren la gran mayoría de españoles.

"Mucho acierto" en las palabras del Rey

Es más, en su opinión, lo que los españoles quieren es que se materialice el resultado de las urnas y que haya "un gobierno progresista que no dependa del independentismo". Para ello, ha reclamado la abstención de PP y de Ciudadanos y les ha acusado de bloquear la única opción de gobierno posible "por un interés absolutamente partidario, que nada tiene que ver con el interés general".

Sin embargo, ha evitado responder a la pregunta de si se arrepiente de su 'no es no' a Mariano Rajoy en 2016 o si sigue pensando, como entonces, que puede gobernar un líder que no sea el más votado. En su lugar, ha optado por decir que entre PSOE y PP existe la "diferencia significativa" de que el PSOE "siempre ha asumido su responsabilidad" mientras que Rajoy en 2016 declinó el encargo del Rey para no afrontar una investidura fallida.

Ahora, ha dicho, él pide al PP responsabilidad teniendo en cuenta que no es posible un gobierno alternativo a uno liderado por el PSOE. Cuando plantean "otras opciones", ha dicho, los 'populares' están dejando claro que no apoyarán un gobierno socialista, y por tanto "lo que están haciendo es abocar al país a una repetición electoral, que es una tremenda irresponsabilidad".

Convencido de que los ciudadanos quieren un gobierno que no dependa del independentismo, ha dejado claro que no está en sus planes hablar con ERC ni con JxCat para la investidura, sino que se centrará en hacerlo con los líderes de las "tres grandes fuerzas" que "verdaderamente tienen la llave para desbloquear": Pablo Iglesias (Unidas Podemos), Pablo Casado (PP) y Albert Rivera (Ciudadanos), de quien espera que "en esta ocasión, se digne" a hablar con él.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

¡Síguenos en las redes!


Lo último Lo más leído